FacebookTwitter

 

Historia

Sir John O’Conor (1863-1927): una de las mentes brillantes de nuestro Hospital

Juan D.C Emery, Nicholas C Emery, Pablo Young

Revista Fronteras en Medicina 2018;(1):0031-0035 


El Dr. O’Conor nació en 1863. Estudió Medicina en el Trinity College de Dublín. El padre de un paciente que operó en el Royal Free Hospital, en agradecimiento, le ofreció el puesto de médico de una companía minera en América del Sur. Luego de ser presentado al Consejo de Administración, fue nombrado en 1891, comenzando así una larga asociación con el Hospital, hasta su muerte en 1927. Su cirugía abarcaba todas las especialidades, incluyendo ortopedia y traumatología. Publicó sus resultados quirúrgicos en las mejores revistas del mundo, donde era estimado por su creatividad y buenos resultados. El nombrar una Sala del Hospital con su apellido es un homenaje apropiado de un hospital galardonado por él a lo largo de muchos años.


Palabras clave: médico, cirugía, historia de la Medicina,

Dr. O'Conor was born in 1863, having completed his medical studies at Trinity College in Dublin. The grateful father of a patient he treated in Portsmouth's Royal Free Hospital offered him a job in a mining company in South America. Having this enterprise failed, he offered his services to the Buenos Aires British Hospital, who accepted him on to the staff in 1891, thus beginning a long association until his death in 1927. His surgeries covered all specialties including orthopedics and trauma. He published extensively in the world's foremost journals, being renowned for his creativity and good results. The naming of a Ward in his memory is a fitting homage by the Hospital which he so richly adorned for many years.


Keywords: physician, surgery, history of Medicine,


Los autores declaran no poseer conflictos de intereses.

Fuente de información Hospital Británico de Buenos Aires. Para solicitudes de reimpresión a Revista Fronteras en Medicina hacer click aquí.

Recibido 2017-11-11 | Aceptado 2017-12-06 | Publicado 2018-03-31

Figura 1. Sir John O´Conor en 1912.

Figura 2. Trinity College de Dublin. https://www.agoda.com/es-es/trinity-college-campus-accommodatio...

Figura 3. Biblioteca del Trinity College de Dublin. https://en.wikipedia.org/wiki/File:Long_Room_Int...

Figura 4. Rey Jorge V de Inglaterra. En: https://es.wikipedia.org/wiki/Jorge_V_del_Reino_Unido. (Con...

Figura 5. Dr. Miles Stuart Pennington

Figura 6. Entrada a la Sala O´Conor.

Figura 7. Cartel indicador de ingreso.

Figura 8. Plaqueta conmemorativa en la misma Sala O’Conor.

Perspectiva histórica

 

El Dr. John O’Conor (Figura 1) nació en Carrick-on-Shannon, en el Condado de Leitrim, perteneciente a la provincia de Connacht, Irlanda, el 21 de diciembre de 1863, hijo de Abraham O´Conor1. Luego de una infancia normal en un hogar frugal, fue enviado al colegio Armagh, por entonces el mejor colegio de Irlanda. Más tarde estudió Medicina en el Trinity College de Dublín (Figuras 2 y 3) fundado en 1592 por la Reina Isabel I, donde participó activamente en los equipos de remo y de fútbol. De esta Universidad salieron figuras emblemáticas de la medicina como Robert James Graves (1796-1853), William Stokes (1804-1878), Robert William Smith (1807-1873), Edward Hallaran Bennett (1837-1907), Denis Parsons Burkitt (1911-1993), entre otros2. Se graduó como Médico Cirujano en 1889. Su primer empleo fue como cirujano residente en el Royal Free Hospital de la ciudad de Portsmouth3,4.

La elección posterior de donde trabajaría por el resto de su vida ocurrió por casualidad. Un joven oficial de la Milicia se cayó de su caballo, y fue llevado inconsciente al Royal Free Hospital, con un severo traumatismo de cráneo. Luego de un prolongado período en coma, una operación de trepanación del cráneo fue sugerida como medida extrema, pero ninguno de los cirujanos de planta accedieron a llevarla a cabo. El joven Dr. O’Conor ofreció sus servicios, y realizó exitosamente la operación. El paciente se recuperó, y su padre, en agradecimiento, le ofreció el puesto de médico de una companía minera en América del Sur. Aceptada la oferta, el Dr. O’Conor embarcó para la Argentina en noviembre 1889. Después de pocos meses, la compañía para la cual estaba trabajando quebró, y se dirigió a Buenos Aires para buscar otro empleo.

Por aquellos tiempos, era presidente Carlos E. J. Pellegrini (1846-1906) y el Hospital Británico estaba buscando un Oficial Médico Residente: luego de ser presentado al Consejo de Administración, fue nombrado al puesto en 1891, comenzando así una larga asociación con el Hospital, hasta su muerte en 19275. En 1893 aceptó el puesto de Oficial Médico Senior, no residente, con las responsabilidades inherentes a la administración general del Hospital, lo que equivaldría en la actualidad al Director Médico (puesto creado en 1959). Mantuvo este puesto, que incluía ser el Cirujano Senior, por el resto de su vida.

Por muchos años llevó adelante estas responsabilidades, sin ayuda. Era una tarea gigantesca, ya que su cirugía abarcaba todas las especialidades, incluyendo la Ortopedia y la Traumatología. A pesar de todo, tuvo tiempo de publicar sus resultados quirúrgicos en las mejores revistas de Cirugía y Medicina Interna en Inglaterra, donde era estimado por su creatividad y buenos resultados. Su trato con los pacientes era brusco, pero a su vez delicado y generoso con ellos, y las anécdotas hospitalarias por sus logros quirúrgicos y su forma de ser sobrevivieron mucho tiempo después de su muerte.

Vivió en el centro de la ciudad, sobre la Avenida de Mayo, donde exhibía ante sus amigos los resultados de su pasatiempo favorito, la fotografía en color. Muchas de sus excelentes fotografías fueron tomadas en su casa de vacaciones en la ribera del lago Nahuel Huapí. Ahí, en las estribaciones de los Andes, pasaba los meses de diciembre y enero todos los años, en compañía de sus muchos amigos.

Tenía una personalidad encantadora, era locuaz e ingenioso, y gozaba de un amplio círculo de amigos, muchos de ellos argentinos. Era miembro del Jockey Club, donde recibía con generosidad a sus amigos. Ahí se sentía más a gusto que en el Club Inglés y que en el Club de Extranjeros. Era un hombre caritativo, amante de la música y un estudioso de la Historia. Lo recordaban como un buen relator de anécdotas.

Durante la primera Guerra Mundial fue Presidente del capítulo argentino de la Comisión Administrativa Patriótica Británica, y en 1920, el Rey Jorge V (Figura 4) lo condecoró con el grado de Caballero Comandante del Imperio Británico (KBE), en agradecimiento por sus esfuerzos durante la guerra.

El Dr. O’Conor tuvo dos hijos, que al desatarse la guerra en 1914 tenían apenas quince y dieciséis años. El mayor, para entonces cadete en la Escuela Naval de Dartmouth, sirvió en la Marina durante toda la guerra. El menor, luego de una brillante trayectoria en el Colegio Wellington y en el Colegio Militar de Sandhurst, ingresó en el ejército ni bien su edad lo permitió, y fue destinado a los Coldstream Guards como 2° Teniente. Poco tiempo después, durante la pandemia de Gripe de 1918, éste contrajo una neumonía, falleciendo pocos días después de su 19° cumpleaños. De esta trágica pérdida el Dr. O’Conor nunca se repuso totalmente.

En el prólogo del libro Reflexiones y operaciones: Sir John O’Conor, un conocido cirujano inglés expresó su respeto por él, y su admiración por el vigor y sentido común de sus escritos. Un párrafo interesante de O’Conor en el prólogo es el siguiente: “Operar lentamente no es razonable, sobre todo en la cirugía abdominal, ya que además de favorecer el colapso masivo del pulmón, tiende a producir ‘shock’; favorece el envenenamiento de la sangre por la anestesia; favorece la aparición de septicemia, sin mencionar esa peligrosa complicación, la charla, con su consecuente atomización de saliva que contamina el lugar operatorio”. Varios autores han comentado que sus operaciones se realizaban en absoluto silencio, siendo una penetrante mirada suya suficiente para callar al que violaba esta norma. Marcaba el tiempo de sus operaciones con un cronometrista4.

En el 5° aniversario de su muerte, el 8 de octubre de 1932, el cirujano C.A. van Rooyen escribió en el British Medical Journal el siguiente tributo: “Fue un cirujano de notable decisión y destreza; en una ocasión se lo vio remover una vesícula en 6 minutos, antes de proceder a una apendicectomía, y en otra ocasión completó una gastroyeyunostomía posterior en 18 minutos. El método hacía a la velocidad, y su cirujano asistente realizó la operación de Halsted modificada para reparar una hernia inguinal en 10 minutos. En un día caluroso de verano, realizaba entre doce y catorce cirugías, nunca postergando una para el día siguiente”6.

Deberá recordarse que la cirugía en la era preantibiótica era especialmente vulnerable a las infecciones postoperatorias, y, si posible, la cirugía rápida era esencial. En el mismo homenaje, el autor hizo referencia a la minuciosidad del seguimiento que hacía, tanto de los pacientes en sus posoperatorios como de los pacientes clínicos bajo su cuidado. También el Dr. van Rooyen hizo mención a la convicción del Dr. O’Conor acerca de las virtudes del aire fresco, por lo que sus pacientes crónicos eran expuestos en Salas semiabiertas a la temperatura ambiente, así como creía en las bondades del alcohol para esos pacientes crónicos, para los cuales se les servía en el almuerzo un cóctel de huevo con vino Oporto, y cerveza malteada a la noche en la cena6.

En su entierro, el Dr. Miles Stuart Pennington (Figura 5), médico del Hospital Británico, en representación del Staff Médico del Hospital Británico, dijo que “En sus primeros 20 años, él era el Hospital Británico. Cuando llegó, la cirugía abdominal estaba en su infancia, y operaciones complejas eran extremadamente raras. En esta área aplicó todas sus energías, y en el Hospital la apendicectomía temprana llegó a ser una operación de rutina, cuando en otros lados se seguían usando compresas de hielo y emplastos. Decisiones rápidas y acciones tempranas, junto con minuciosos cuidados previos y posteriores a la cirugía, hicieron que en diez años el Hospital Británico se hiciera famoso en todo el país”1,4,7.

Sir John O’Conor tiene registradas 52 publicaciones, entre 1899 y 1927. Muchas fueron comunicaciones cortas, todas reflejando sus propias experiencias y opiniones. Los títulos están todos, con su fecha de publicación, en el libro Reflections and Operations editado por Beatrice y May O’Conor4. Publicó en las siguientes revistas: Philadelphia Medical Journal; The Lancet; Annals of Surgery; The British Medical Bulletin; Glasgow Medical Journal; Medical Press; The Boston Medical and Surgical Journal y British Medical Journal. En PubMed se listan 34 publicaciones8-42.

La lectura de algunos de sus artículos publicados durante esos años en Annals of Surgery y en el British Medical Journal es muy instructiva aún hoy; están escritos en una prosa clara y contundente, que refleja los poderes intelectuales de este admirable cirujano. En ellos describe los temas de interés en esos momentos, reflejando su calidad y destreza médica que estaba a la altura de los mejores cirujanos argentinos de aquellos tiempos como los hermanos Finochietto, Marcelino Herrera Vegas, Pedro Chutró, Daniel J. Cranwell y Pablo L. Mirizzi (1893-1964) en Córdoba, por nombrar solo algunos. Sus campos de interés fueron la traumatología y la cirugía general, lo que se vislumbra de sus escritos con temas como tratamiento de la colecistitis, drenaje en el empiema, obstrucción intestinal, infecciones de herida quirúrgica, tratamiento quirúrgico de las hemorroides, hernias, varicocele y las várices, cirugía del prolapso uterino, y tratamiento quirúrgico de las fracturas8-42.

No hay explicación documentada de la causa de su súbita muerte, en un posoperatorio “normal” de una cirugía, a la edad de 63 años. El nombrar una Sala del Hospital con su apellido (Figuras 6, 7 y 8) es un homenaje apropiado de un hospital galardonado por él a lo largo de muchos años.

  1. Howatt J. Doctors in practice with the English-speaking community in Argentina during the 19th and early 20th centuries. En: http://www.argbrit.org/Doctors/doctors_in_BA.htm (Consultado 10/10/17).

  2. Young P, Finn BC, Bruetman JE. Enfermedad de Graves, signos y síntomas. An Med Interna 2007;24(10):505-8.

  3. Norris J. The British Hospital and the Irish Community in Argentina. The Buenos Aires British Hospital’s Annual Report year ending 30th June, 1961; p. 63-8.

  4. O’Conor B, O’Conor M. Reflections and Operations: Sir John O’Conor. London: Baillière, Tindall & Cox editors, 2º Ed; 1929. p. 9-361.

  5. Potter B. Sir John O’Conor, K.B.E., M.D. Br Med J 1927;2(3485):761-2.

  6. van Rooyen CA. Sir John O’Conor. An Old House-surgeon’s Tribute. Br Med J 1932;2(3744):693.

  7. Gotta C, Buzzi AE. Samuel Stuart Pennington y la Batalla del Río de la Plata. Primera Parte. Revista Argentina de Radiología 2007; 71: 387-93.

  8. O’conor J. Anterior Gastro-jejunostomy. Ann Surg 1926;84(2):302-3.

  9. O’Conor J. Note on the treatment of abdominal sepsis. Ann Surg 1925;82(2):314-5.

  10. O’Conor J. Adhesions of the Ileum-the result of appendicitis. Ann Surg 1925;81(2):563-4.

  11. O’Conor J. Some fracture calamities and their management. Ann Surg 1925;81(1):111-24.

  12. O’Conor J. Nature´s cure of cholecystitis. Ann Surg 1924;80(5):800.

  13. O’Conor J. Crippled joints and flat feet. Ann Surg 1924;79(1):158-9.

  14. O’Conor J. The relation of cirrhosis of mesentery and subperitoneal lipomatosis to alcohol and work. Ann Surg 1923;78(6):751-4.

  15. O’Conor J. Diet after Gastro-enterostomy. Ann Surg 1923;78(1):118-9.

  16. O’Conor J. Posterior gravity drainage in empyema: the strategic seat of election. Br Med J 1923;1(3253):758-9.

  17. O’Conor J. Gastro-jejunostomy for perforated gastric and duodenal ulcers. Ann Surg 1923;77(2):254-6.

  18. O’Conor J. Operating Rooms and Body Warmth of Patients. Ann Surg 1923;77(1):123-5.

  19. O’Conor J. Surgical treatment of hepatic abscess and hydatid cysts evacuating via bronchus. Ann Surg 1922;76(5):591-4.

  20. O’Conor J. Acute intestinal obstruction. Br Med J 1922;2(3222):598-600.

  21. O’Conor J. The surgical treatment of cholelithiasis and, cholecystectomy and choledochotomy: continuous out-door treatment. Ann Surg 1922;76(2):201-4.

  22. O’Conor J. The radical cure of haemorrhois: modified whitehead operation. Br Med J 1922;1(3202):759.

  23. O’Conor J. Gastro-enterostomy, and some dietetic rules. Br Med J 1922;1(3191):310-1.

  24. O’Conor J. The treatment by rest of acute infection of the knee-joint. Br Med J 1922;1(3188):182-4.

  25. O’Conor J. Acute intestinal obstruction: enterectomy, parcial excision, inclusion, post appendical indidence, treatment of stumps. Ann Surg 1922;75(1):81-8.

  26. O’Conor J. The radical cure of varicocele. Br Med J 1921;1(3151):738-9.

  27. O’Conor J. The treatment of ascites by drainage. Br Med J 1920;2(3127):857.

  28. O’Conor J. Operating to the clock. Br Med J 1918;2(3025):685-6.

  29. O’Conor J. Skin asepsis in surgery. Ann Surg 1918;67(4):510-2.

  30. O’Conor J. Abdominal wound technic. Ann Surg 1918;67(2):183-8.

  31. O’Conor J. The treatment of wound infection. Ann Surg 1917;65(4):438-44.

  32. O’Conor J. The treatment of wound infection. Br Med J 1916;2(2918):755-6.

  33. O’Conor J. A mode for ventrofixation of the uterus for the relief of prolapsus. Ann Surg 1915;62(4):479-80.

  34. O’Conor J. Fixation of simple fractures. Ann Surg 1915;61(1):88-93.

  35. O’Conor J. Radical cure of inguinal hernia. Br Med J 1914;2(2794):115-6.

  36. O’Conor J. Two years´ operating to the clock. Br Med J 1914;1(2770):231-5.

  37. O’Conor J. V. The Surgical Treatment of Acute Infective Arthritis and Cellulitis (Acute Articular Rheumatism). Ann Surg 1899;29(4):469-80.

  38. O’Conor J. III. Surgical Treatment of Acute Rheumatic Arthritis. Ann Surg 1898;27(2):177-86.

  39. O’Conor J. II. Clinical Contribution to the Surgery of the Liver. Ann Surg 1897;25(5):547-67.

  40. O’Conor J. The Treatment of Varicose Veins. Ann Surg 1897;25(4):526-8.

  41. O’Conor J. Chylous Cyst of Mesentery: Operation: Recovery. Br Med J 1897;1(1885):391.

  42. O’Conor J. III. The Treatment of some Traumatic Lesions of the Knee-Joint. Ann Surg 1896;24(5):620-7.

Autores

Juan D.C Emery
Servicio de Clínica Médica, Hospital Británico..
Nicholas C Emery
Servicio de Clínica Médica, Hospital Británico..
Pablo Young
Servicio de Clínica Médica, Hospital Británico..

Autor correspondencia

Juan D.C Emery
Servicio de Clínica Médica, Hospital Británico..

Correo electrónico: johnemery39@gmail.com

Para descargar el PDF del artículo
Sir John O’Conor (1863-1927): una de las mentes brillantes de nuestro Hospital

Haga click aquí


Para descargar el PDF de la revista completa
Revista Fronteras en Medicina, Volumen Año 2018 Num 1

Haga click aquí

 

Esta revista es una publicación de

Hospital Británico de Buenos Aires

Ir al sitio de la Sociedad

Este articulo pertenece a la revista

Revista Fronteras en Medicina

Ir al sitio de la revista

Titulo
Sir John O’Conor (1863-1927): una de las mentes brillantes de nuestro Hospital

Autores
Juan D.C Emery, Nicholas C Emery, Pablo Young

Publicación
Revista Fronteras en Medicina

Editor
Hospital Británico de Buenos Aires

Fecha de publicación
2018-03-31

Registro de propiedad intelectual
© Hospital Británico de Buenos Aires

Reciba la revista gratis en su correo


Suscribase gratis a nuestra revista y recibala en su correo antes de su publicacion impresa.


Asociaciones que publican con nosotros:

Meducatium repositorio de informacion cientifica
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@meducatium.com.ar | www.meducatium.com.ar

© Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.

La plataforma Meducatium es un proyecto editorial de Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@publat.com.ar | www.publat.com.ar

Meducatium versión repositorio 1.0.1.0.9 beta