FacebookTwitter

 

Revisión anual

Taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica

J. Mauricio Arce, Francisco Femenía

Revista del Consejo Argentino de Residentes de Cardiología 2016;(134):0083-0087 


La taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica es una canalopatía poco frecuente pero con alta mortalidad, debida a la mutación de los genes RYR2 y CASQ2 que provocan una liberación incrementada de calcio desde el retículo endoplasmático, originando posdespolarizaciones que ante estímulos adrenérgicos desencadenan taquicardia ventricular.
Los afectados con esta patología suelen comenzar a tener síntomas en la niñez o adolescencia, presentando síncope relacionado al estrés psíquico o al ejercicio físico.
El electrocardiograma basal de los portadores de la enfermedad suele ser normal, con un intervalo QT corregido sin alteraciones, presentándose en algunas ocasiones bradicardia sinusal; tampoco presentan alteraciones estructurales en los métodos de imágenes.
Cuando los individuos son sometidos a estrés emocional, y especialmente a esfuerzo físico superando una frecuencia cardíaca de 120-130 latidos por minuto, empiezan a presentar actividad ectópica ventricular, para desarrollar posteriormente taquicardia bidireccional, que degenerará en taquicardia polimórfica y fibrilación ventricular.
Los métodos de diagnóstico más útiles ante la sospecha de esta enfermedad suelen ser el Holter de 24 horas, con el que se pueden ver arritmias ventriculares sostenidas y no sostenidas, la prueba de esfuerzo, en la cual frecuentemente se desencadena la taquicardia ventricular polimórfica, y el estudio electrofisiológico con infusión de isoproterenol.
El tratamiento farmacológico se basa principalmente en el empleo de betabloquentes. El implante de cardiodesfibrilador (CDI) debe realizarse en quienes fracasa el tratamiento con betabloqueantes, o para prevención secundaria.
La denervación simpática izquierda cardíaca puede ser una buena opción terapéutica en pacientes con múltiples descargas del CDI o con fracaso de otros tratamientos.


Palabras clave: canalopatías, mutación, taquicardia ventricular polimórfica, catecolaminas, muerte súbita,

Catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia (CPVT) is a rare channelopathy but with high mortality. It is due to mutation in genes CASQ2 and RYR2 and it causes increased calcium release from the endoplasmic reticulum causing afterdepolarizations and originating ventricular tachycardia secondary to adrenergic stimuli.
Those affected with this disease usually start having symptoms in childhood or adolescence developing syncope related to stress or exercise.
The baseline electrocardiogram is usually normal with a QTc interval unchanged, sometimes with sinus bradycardia . There are no structural alterations in cardiac echocardiography.
When the patients are subjected to emotional stress and particularly to physical activity, after reaching a heart rate of 120-130 bpm, they start presenting ventricular ectopic activity to further develop bidirectional tachycardia that degenerates into polymorphic ventricular tachycardia and ventricular fibrillation.
The most useful diagnostic methods are: 24-hour electrocardiograms where you can see sustained and non-sustained ventricular arrhythmias; stress test in which you get to trigger polymorphic ventricular tachycardia; and electrophysiology study with isoproterenol infusion.
The pharmacological treatment is mainly beta blockers.
Implantation of cardioverter defibrillator (ICD) should be performed in patients with treatment failure or as secondary prevention.
Left cardiac sympathetic denervation may be a good therapeutic option for patients with multiple ICD discharges or when other treatments have failed.


Keywords: channelopathies, mutation, polymorphic ventricular tachycardia, catecholamines, sudden death,


Los autores declaran no poseer conflictos de intereses.

Fuente de información Consejo Argentino de Residentes de Cardiología. Para solicitudes de reimpresión a Revista del CONAREC hacer click aquí.

Recibido 2016-01-13 | Aceptado 2016-01-23 | Publicado 2016-07-01

Figura 1. Taquicardia catecolaminérgica bidirecional. En el trazado se evidencia cómo el...

Figura 2. Se muestra un trazado de Holter de 24 h durante actividad física en el cual la...

Tabla 1. Mutaciones genéticas causantes de taquicardia ventricular catecolaminérgica.

Introducción

 

La taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica (TVPC) es una rara canalopatía de origen genético que produce síncope y muerte súbita cardíaca1. Esta enfermedad está caracterizada por: corazón estructuralmente normal, taquicardia ventricular (TV) polimórfica o bidireccional inducida por catecolaminas y desencadenada por ejercicio físico o estrés emocional en ausencia de enfermedad cardíaca estructural, y con electrocardiograma basal e intervalo QT normales1-4.

Inicialmente la TV bidireccional se asoció a casos de intoxicación digitálica5 hasta que en el año 2001 casi simultáneamente Priori6,7 y Lahat8 demostraron que la mutación de los genes del receptor de rianodina y del gen de la calsecuestrina cardíaca eran responsables de la ocurrencia de esta entidad no asociada a fármacos, probando que dichas mutaciones constituían el sustrato genético de la TVPC.

 

Genética

 

Las mutaciones en los genes RYR2 y CASQ2 provocan una liberación incrementada de calcio desde el retículo endoplasmático originando posdespolarizaciones tardías, que ante estímulos adrenérgicos aumentan en intensidad y pueden desencadenar arritmias ventriculares9,10.

La mutación más prevalente causante de esta enfermedad es la del gen RYR2 que codifica el receptor cardíaco de la rianodina; se ha encontrado en el 55 a 60 % de los pacientes afectados clínicamente (9), y se han descrito más de 70 mutaciones diferentes.

La mutación de este gen está asociada a la forma autosómica dominante, que se localiza en el cromosoma 1 (1q42-43)10,11 y se denomina TVPC1. El receptor rianodínico regula la liberación del calcio desde el retículo citoplasmático (RCT) durante la fase de meseta del potencial de acción.

La otra forma es recesiva asociada con mutaciones homocigóticas en el gen de calsecuestrina (CASQ2), también localizada en el cromosoma 1 (1p11.13.3); esta mutación se da en el 1 al 2% y se ha denominado TVPC210-13.

La calsecuestrina es crucial en la regulación del calcio intracelular, constituye el mayor reservorio de este ion en el RCT y es también un modulador activo de su liberación a través del receptor de rianodina, el que entre otros factores es regulado por los valores de calcio en el interior del RCT. Cuando la capacidad de la calsecuestrina para almacenar calcio disminuye, la cantidad de moléculas libres de este se incrementa, hecho que determina la activación prematura del receptor de rianodina, que dejará escapar al calcio durante la diástole.

En el año 200714 se detectó una forma autosómica recesiva de TVPC estudiando el cromosoma 7 p14-p22, pero el gen implicado no ha sido identificado todavía; a este tipo se lo ha denominado TVPC3.

Todos los tipos de mutaciones producen una sobrecarga plasmática de calcio durante la diástole que aumenta la acción de las catecolaminas circulantes y, por un mecanismo de posdespolarizaciones tardías y actividad desencadenada, genera arritmias ventriculares polimórficas que pueden eventualmente degenerar en fibrilación ventricular.

En la Tabla 1 se puede ver el resumen de las diferentes mutaciones causantes de la TVPC.

 

Características clínicas

 

Los síntomas inician usualmente en la niñez o la adolescencia2,4. La edad más frecuente de comienzo es los 7-9 años, aunque han sido reportados casos con inicio más tardío2,15.

La principal característica de esta entidad es la ocurrencia de síncope en ejercicio o relacionado a estrés emocional1,2,4,9. Algunas veces el debut de la patología es la muerte súbita sin síncopes previos16. También pueden presentarse palpitaciones, mareos y convulsiones2.

Aproximadamente el 30% de los pacientes tiene historia familiar de síncope, convulsiones o muerte súbita desencadenada por estrés y/o ejercicio17. El corazón en los portadores de TVPC es estructuralmente normal2,4,7,9.

 

Diagnóstico diferencial

 

La estenosis aórtica, la miocardiopatía dilatada obstructiva, la cardiopatía isquémica o los trastornos de conducción auriculoventricular pueden producir también síncope relacionado con actividad física2. Muchos pacientes con TVPC han sido inicialmente catalogados como portadores de síncopes vasovagales, por lo cual es importante hacer el diagnóstico diferencial con esta condición; en el caso del síncope vasovagal, este se presenta generalmente después del ejercicio y no durante él, y no se observan arritmias ventriculares sostenidas durante la prueba de esfuerzo2.

La taquicardia ventricular bidireccional se ha descrito también asociada a intoxicación digitálica5, parálisis periódica hipokalémica, miocarditis, enfermedad de arterias coronarias, tumores cardíacos metastásicos y miocardiopatía dilatada no isquémica1.

Las principales canalopatías con las que debe hacerse el diagnóstico diferencial de TVPC son el síndrome de QT largo tipo 1, en el que también se presenta síncope desencadenado por actividad física, y la displasia arritmogénica del ventrículo derecho.

 

Características electrocardiográficas

 

En los portadores de TVPC se pueden observar las siguientes características electrocardiográficas.

Frecuencia cardíaca: se observa tendencia a la bradicardia de base, en ausencia de efecto de drogas bradicardizantes10,18.

Ritmo: la regla es que presenten ritmo sinusal en el electrocardiograma (ECG) de base.

Intervalo QTc: normal en reposo9,18.

Alternancia de la onda U: se observa en las siguientes circunstancias10:

• Después del marcapaseo con frecuencias de 160 lpm.

• Durante la fase de recuperación después de la prueba de esfuerzo.

• Siguiendo a una pausa por paro sinusal y a cambios de la onda T.

Arritmias:

Supraventriculares: eventualmente pueden estar presentes la fibrilación auricular, aleteo auricular, paro auricular y síndrome del nódulo sinusal enfermo19.

Ventriculares: las arritmias ventriculares son características de esta enfermedad y están inducidas por el ejercicio en un 100% y por la infusión de catecolaminas (isoproterenol) en un 75%10; característicamente, no son inducibles por estimulación programada.

En la mayoría de los casos son no sostenidas (72%), pero en el 21% son sostenidas y en el 7% degeneran en fibrilación ventricular. Se originan en el tracto de salida del ventrículo derecho en un 50% de los casos20; otro foco de origen es el sistema His-Purkinje21.

La taquicardia bidireccional es considerada la más característica de esta entidad1,10. Es una taquicardia ventricular regular, con un patrón alternante de bloqueo completo de rama derecha e izquierda, con una frecuencia que ronda los 190 latidos por minuto y cambio latido a latido del eje del complejo QRS en 180°, determinando la aparición de dos morfologías de QRS en el plano frontal: un latido muestra eje del QRS entre –60° y –90°, y el siguiente entre +120° y +130°. En la Figura 1 se muestra un ejemplo de TVPC.

Exámenes complementarios útiles
en el diagnóstico

 

Como se ha mencionado previamente, el electrocardiograma de superficie basal generalmente es normal o presenta bradicardia sinusal, y el intervalo QT corregido es menor de 470 milisegundos2.

 

Ecocardiograma: el corazón es estructuralmente normal9,18,22.

Holter de 24 horas: puede identificar taquicardia bidireccional o salvas de taquicardia ventricular polimórfica en el caso de que el paciente sufra alguna descarga adrenérgica durante el período de monitorización1,23.

Este examen complementario es especialmente útil en pacientes muy sintomáticos y que presentan síncopes frecuentes, pacientes cuyos síncopes sean desencadenados por estrés emocional y en la evaluación de niños24.

En la Figura 2 se evidencia un ejemplo de TVPC en estudio de Holter de 24 horas.

Prueba de esfuerzo: es la principal herramienta diagnóstica, permitiendo la reproducción de la arritmia a medida que se incrementa la carga de trabajo; debe ser realizada en un ambiente bien controlado y con disponibilidad de cardiodesfibrilador y equipo de reanimación cardiopulmonar.

Usualmente durante la prueba de esfuerzo la actividad ectópica aparece cuando se alcanza un umbral de frecuencia cardíaca entre 110 y 120 latidos por minuto2,8,15,23. Posteriormente se convierte en taquicardia bidireccional para degenerar en taquicardia ventricular polimórfica y por último en fibrilación ventricular. Sumitomo et al. reportaron una prueba de esfuerzo positiva para inducción de TV en el 100% de los pacientes20.

Se ha visto también que se pueden presentar frecuentemente arritmias supraventriculares durante la prueba de esfuerzo, que pueden ser seguidas de taquicardia ventricular en algunos casos21,25.

Estudio electrofisiológico (EEF): la estimulación cardíaca convencional induce la TVPC en solo el 11% de los pacientes; este porcentaje aumenta con la infusión de isoproterenol a 31% según Priori7, y a 75% según Sumitomo20.

El EEF en este grupo de pacientes no es de utilidad diagnóstica o pronóstica, ya que generalmente las arritmias ventriculares no son inducibles.

Estudio genético: la identificación de la mutación permite, por un lado, identificar los portadores asintomáticos y de esta manera implementar un tratamiento preventivo; por el otro, ayuda a evaluar el riesgo de trasmisión de la enfermedad a la descendencia. Se puede realizar buscando las mutaciones en los genes RYR2 y CASQ2.

En el caso del gen RYR2, la codificación es larga y dispendiosa debido a que es un gen de gran tamaño y es necesaria su codificación entera para tener una buena sensibilidad26.

La caracterización del gen CASQ2 se recomienda en pacientes con una forma autosómica recesiva y en casos esporádicos de taquicardia ventricular o fibrilación ventricular en donde no se han comprobado mutaciones en el gen RYR227; encontrar consanguinidad en la historia familiar nos orienta más hacia la mutación del gen CASQ2 dada su herencia autosómica recesiva.

Estratificación de riesgo

 

La TVPC es una enfermedad rara, por lo cual aún existen pocos datos certeros, ya que el número de pacientes identificados es pequeño; de hecho, la mayor serie publicada hasta la actualidad cuenta con apenas 101 pacientes16. Sin embargo, con la información disponible hasta el presente podemos estratificar el riesgo tomando en cuenta los siguientes parámetros:

Edad y género: la edad ha sido identificada como un factor de riesgo independiente; así, cuanto más joven el paciente, mayor riesgo de eventos cardiovasculares (EC) poseerá28. En cambio, el género no se ha relacionado con diferente frecuencia de EC18.

Genotipo: los pacientes con genotipo positivo son los que mayor riesgo de muerte súbita (MS) presentan29. Al igual que en las otras canalopatías, la penetrancia de la mutación no es del 100%, por lo que algunos portadores de la mutación pueden mantenerse asintomáticos. Empero, y como ha sido demostrado recientemente, los pacientes sin fenotipo clínico, pero con genotipo positivo, tienen mayor riesgo de síncope y MS16.

Historia de síncope: el síncope no ha podido ser identificado como un factor de riesgo independiente para EC. En los grupos estudiados, esto podría estar influido por el tratamiento farmacológico, ya que los pacientes luego del diagnóstico de la enfermedad, recibieron inmediatamente betabloqueantes28,29.

Historia de muerte súbita familiar: no ha sido identificada como predictor de EC y MS de forma independiente14,16,28.

Historia de taquicardia ventricular: la presencia de TV es el mayor factor predictor de riesgo de MS en esta enfermedad. En este grupo de pacientes, la recurrencia, a pesar del tratamiento farmacológico, de TV sostenida o no sostenida pero con compromiso hemodinámico, es considerada el marcador de mayor riesgo de EC graves28.

 

Tratamiento

 

El tratamiento farmacológico de esta patología se hace en base a betabloqueantes, prefiriéndose los de acción prolongada como el nadolol o bisoprolol. También se puede utilizar, especialmente en niños, propranolol. La dosis debe ser individual y gradualmente aumentada hasta obtener la respuesta deseada con adecuada tolerancia; durante el tratamiento se debe evitar que la frecuencia cardíaca sobrepase los 130 latidos por minuto durante el ejercicio.

El ajuste de dosis debe ser por kilogramo peso en niños, y la eficacia del tratamiento puede ser evaluada mediante Holter o test de esfuerzo4.

Se ha demostrado una disminución significativa de los eventos cardíacos después de iniciar tratamiento con betabloqueantes; sin embargo, estos pueden seguir ocurriendo, incluyendo MS.

En el trabajo de Priori et al.21 los betabloqueantes evitaron nuevos episodios de taquicardia en solo 18 de 39 pacientes, y en la serie de Sumitomo20 solo un 39% de los pacientes pudieron controlarse con betabloqueantes.

Otros fármacos que se han utilizado en el tratamiento de la TVPC son los bloqueantes de canales de calcio asociados a betabloqueantes23 y la flecainida30,31.

El cardiodesfibrilador implantable (CDI) está indicado en prevención secundaria de la MS28,32 en pacientes que ya tuvieron episodios de TV, y en aquellos con recurrencia, a pesar del tratamiento farmacológico28.

En los pacientes que ya tienen implantado un CDI que presentan descargas adecuadas muy frecuentes, pacientes que continúan presentando eventos cardíacos pese a un tratamiento betabloqueante óptimo, intolerancia a betabloquentes o en pacientes pediátricos, se ha visto que la denervación cardíaca simpática izquierda puede ser una opción terapéutica con buenos resultados y baja morbilidad33-35.

 

Conclusiones

 

La taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica es una canalopatía poco frecuente pero con alta mortalidad, debido a lo cual es fundamental un elevado índice de sospecha. Los afectados suelen debutar con síntomas en la niñez o adolescencia presentando síncope relacionado al estrés o ejercicio físico. En estos, la arritmia más frecuente es la taquicardia ventricular bidireccional, que degenera en taquicardia polimórfica y fibrilación ventricular.

Los métodos de diagnóstico más útiles son el Holter de 24 horas y la prueba de esfuerzo, quedando el estudio electrofisiológico con infusión de isoproterenol habitualmente como un segundo paso diagnóstico.

El tratamiento farmacológico de primera elección son los betabloqueantes, reservándose el implante de cardiodesfibrilador ante el fracaso de tratamiento, o para sujetos en prevención secundaria.

  1. Femenía F, Barbosa Barrios R, Vitorino Samapaio S, Arce M, Pérez Riera A, Baranchuck A. Bidirectional ventricular tachycardia: a hallmark of catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia. Indian Pacing Electrophysiol J 2012;12:65-8.

  2. Ylänen K, Poutanen T, Hiipala A, Swann H, Korppi M. Catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia. Eur J Pediatr 2010;169:535-42.

  3. Ackerman J, Heredia R, Kreutzer E, Scaglione J, Caro S. Taquicardia ventricular catecolaminérgica como desencadenante de síncope en la adolescencia. Presentación de un caso. Arch Argent Pediatr 2003;101:114-18.

  4. Leite LR, Kleber PP, De Paola AA. Taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica. Um importante diagnóstico em crianças com síncope e coração estruturalmente normal. Arq Bras Cardiol 2001;76:63-68.

  5. Valent S, Kelly P. Images in Clinical Medicine. Digoxin-induced bidirectional ventricular tachicardia. N Engl J Med. 1997;336:550.

  6. Priori SG, Napolitano C, Tiso N, et al. Mutations in the cardiac ryanodine receptor gene (hRyR2) underlie catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia. Circulation 2001; 103: 196-200.

  7. Priori S, Napolitano C, Memmi M, Colombi B, Drago F, Gasparini M, et al. Clinical and Molecular Characterization of Patients With Catecholaminergic Polymorphic Ventricular Tachycardia Circulation. 2002;106: 69-74.

  8. Lahat H, Pras E, Olender T, et al. A missense mutation in a highly conserved región of CASQ2 is associated with autosomal recessive catecholamine-induced polymorphic ventricular tachycardia in Bedouin families from Israel. Am J Hum Genet 2001; 69:1378-84.

  9. Ontiveros G. Arritmias genéticas, en Scaglione J. Arritmias para el pediatra. 1 ed. Editorial Silver Horse 2008, Buenos Aires, Argentina. P. 84-86.

  10. Perez Riera A, Schapachnik E, Dubner S, Baranchuck A El valor del electrocardiograma en el diagnóstico de las enfermedades eléctricas primarias o canalopatías sin cardiopatía estructural aparente. Segunda parte: descripción del síndrome del QT prolongado, del QT corto y de la taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica. Rev Fed Arg Cardiol 2010; 39: 69-80

  11. Napolitano C, Bloise R, Memmi M, Priori S. Clinical utility gene card for: Catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia (CPVT). European Journal of Human Genetics. 2014;22: 1-3

  12. Medeiros A, Genética de la taquicardia ventricular polimorfa catecolaminérgica; conceptos básicos. Arch Cardiol Mex 2009;79 (Supl 2.):13-17.

  13. Postma AV, Denjoy I, Hoorntje TM, Lupoglazoff JM, Da Costa A, Sebillon P, et al. Absence of calsequestrin 2 causes severe forms of catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia. Circ Res 2002;91:e21-6.

  14. Bhuyian ZA, Hamdam MA, Shamsi ET, Postma AV, Mannens MM, Wilde AA et al. A novel early onset lethal form of catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia maps to cromosome 7p 14 p-22. J. Cardiovasc Electrophysiol 2007; 18: 1060-66.

  15. Leenhardt A, Lucet V, Denjoy I Catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia in children. A 7-year follow up of 21 patients. Circulation 1995 91:1512–19.

  16. Hayashi M, Denjoy I, Extramiana F, Maltret A, Roux Buisson N, Lupoglazoff GM. Incidence and Risk Factors of Arrhythmic Events in Catecholaminergic Polymorphic Ventricular Tachycardia. Circulation. 2009;119:2426-2434.

  17. Marjamaa A, Laitinen-Forsblom P, Lahtinen AM. Search for cardiac calcium cycling gene mutations in familial ventricular arrhythmias resembling catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia. BMC Med Genet 2009; 10:12.

  18. Postma AV, Denjoy, I, Kamblock J, Alders M, Lupoglazoff JM, Vaksmann G, et al. Catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia: RYR2 mutations, bradycardia, and follow up of the patients. J Med Genet 2005;42:863–870.

  19. Fazelifar AF, Nikoo MH, Haghjoo M, et al: A patient with sick sinus syndrome, atrial flutter and bidirectional ventricular tachycardia: coincident or concomitant presentations.? Cardiol J 2007; 6: 585-88.

  20. Sumitomo N, Harada K, Nagashima M, et al. Catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia: electrocardiographic characteristics and optimal therapeutic strategies to prevent sudden death. Heart 2003; 89: 66-70.

  21. Cerrone M, Noujaim SF, Tolkacheva EG, et al. Arrhythmogenic mechanisms in a mouse model of catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia. Circ Res 2007;101: 1039- 48.

  22. Lopez M, Jimenez J, Gil T, Macias R, Alvarez M, Tercedor L Taquicardia ventricular catecolaminérgica polimórfica: una entidad de diagnóstico difícil. Rev Esp Cardiol. 2014;67:225–231.

  23. Velasco A, Velasco VM, Rosas F, Betancourt J, Baena J, Alvarez A et al. Taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica. Rev Colomb Cardiol 2009; 16: 71-75.

  24. Berne P, Brugada J. Protocolo diagnóstico y estratificación de riesgo de las canalopatías: síndrome de Brugada, taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica. En Manual de Electrofisiologia Clinica y ablación, Hospital Clinic de Barcelona, Ed Marge, Bacelona 2011.

  25. Napolitano C, Priori SG Diagnosis and treatment of catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia. Heart Rhythm 2007; 4: 675-78.

  26. Tester DJ, Makielski JC, Ackerman MJ, et al. Genotypic heterogeneity and phenotypic

  27. mimicry among unrelated patients referred for catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia genetic testing. Heart Rhythm 2006; 3: 800-805.

  28. Raffale di Barletta M, Viatchenko-Karpinski S, Nori A, Memmi M, Terentyev D, Turcatto F et al. Clinical phenotype and functional characterization of CASQ2 mutations associated with catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia. Circulation 2006; 114: 1012-1019.

  29. Femenia F, Perez Riera A. Estratificación del riesgo en las canalopatías congénitas. Revista Iberoamericana de Arritmología. 2011;2:198-216.

  30. Liu N, Colombi B, Raytcheva-Buono EV, Bloise R, Priori SG. Catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia. Herz 2007; 32: 212–7.

  31. Pott C, Dechering DC, Reinke F, Muszynski A, Zellerhoff S, Bittner A et al. Successful treatment of catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia with flecainide: a case report and review of the current literature. Europace 2011; 13 : 897-901.

  32. Biernacka EK, Hoffman P, Efficacy of flecainide in a patient with catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia. Europace 2011; 13 : 129-130.

  33. Brugada J, Blom N, Sarquella-Brugada G, Blomstrom-Lundqvist C, Deanfield J, Janousek J, et al. Pharmacological and non-pharmacological therapy for arrhythmias in the pediatric population: EHRA and AEPC-Arrhythmia Working Group joint consensus statement. Europace 2013; 15: 1337–1382.

  34. Tarrado X, Sarquella-Brugada G, Saura, L, Manzanares A, Julia V, Ribo JM. Denervación cardiaca simpática izquierda en las arritmias ventriculares congénitas: experiencia inicial. Cir Pediatr 2014; 27: 98-101.

  35. Wilde AAM, Bhuiyan ZA, Crotti L, Facchini M, De Ferrari GM, Paul T, et al. Left Cardiac Sympathetic Denervation for Catecholaminergic Polymorphic Ventricular Tachycardia. N Engl J Med 2008;358:2024-9.

  36. De Ferrari GM, Dusi V, Spazzolini C, Bos JM, Abrams DJ, Berul CI et al. Clinical management of catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia. The role of left cardiac sympathetic denervation. Circulation 2015;131:2185-2193.

Autores

J. Mauricio Arce
Cardiólogo Electrofisiólogo, Hospital de la Caja Petrolera de Salud. La Paz, Bolivia.
Francisco Femenía
Cardiólogo Electrofisiólogo, Servicio de Cardiología, Santa Clara Red de Clínicas. Mendoza, Rep. Argentina.

Autor correspondencia

J. Mauricio Arce
Cardiólogo Electrofisiólogo, Hospital de la Caja Petrolera de Salud. La Paz, Bolivia.

Correo electrónico: Dr. José Mauricio Arce Carreón | Hospital Petrolero de La Paz, Calle 8 de Obrajes, esquina Costanera s/n. CP 12087 La Paz, Bolivia | marcecarreon@hotmail.com

Para descargar el PDF del artículo
Taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica

Haga click aquí


Para descargar el PDF de la revista completa
Revista del CONAREC, Volumen Año 2016 Num 134

Haga click aquí

 

Esta revista es una publicación de

Consejo Argentino de Residentes de Cardiología

Ir al sitio de la Sociedad

Este articulo pertenece a la revista

Revista del CONAREC

Ir al sitio de la revista

Titulo
Taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica

Autores
J. Mauricio Arce, Francisco Femenía

Publicación
Revista del CONAREC

Editor
Consejo Argentino de Residentes de Cardiología

Fecha de publicación
2016-07-01

Registro de propiedad intelectual
© Consejo Argentino de Residentes de Cardiología

Reciba la revista gratis en su correo


Suscribase gratis a nuestra revista y recibala en su correo antes de su publicacion impresa.


Asociaciones que publican con nosotros:

Meducatium repositorio de informacion cientifica
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@meducatium.com.ar | www.meducatium.com.ar

© Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.

La plataforma Meducatium es un proyecto editorial de Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@publat.com.ar | www.publat.com.ar

Meducatium versión repositorio 1.0.1.0.9 beta