FacebookTwitter

 

Revisión por expertos

Cardiotoxicidad posquimioterapia: la magnitud del problema

Javier Ganame, Augusto José Lepori

Revista del Consejo Argentino de Residentes de Cardiología 2017;(138):0016-0021 


La incidencia de cáncer continúa en ascenso en los países desarrollados, y es una de las principales causas de morbimortalidad. El corazón puede verse afectado en los pacientes con cáncer de manera directa (por tumores primarios o metástasis) o de manera indirecta, a través de efectos secundarios o complicaciones del tratamiento radio o quimioterápico instaurado. Se han descripto dos tipos de cardiotoxicidad mediada por quimioterápicos, según el efecto que provoca el agente sobre los miocardiocitos: el tipo 1 produce daño miocárdico irreversible (por ejemplo: antraciclinas), mientras que el tipo 2 produce disfunción celular, no demostrándose necrosis o fibrosis del tejido, por lo que podría revertirse su efecto al finalizar el tratamiento (por ejemplo: anticuerpos monoclonales). El uso temprano de inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y betabloqueantes podría prevenir la cardiotoxicidad tardía, evitando la progresión hacia la insuficiencia cardíaca e incluso la muerte. La Cardiooncología aparece como una disciplina que permite la integración entre la Oncología y la Cardiología para el cuidado de los pacientes bajo tratamiento del cáncer y sus posibles complicaciones cardiovasculares.


Palabras clave: cardiotoxicidad, antineoplásicos, disfunción ventricular,

The incidence of cancer continues rising in developed countries, being one of the main causes of morbidity and mortality. The heart can be affected in patients with cancer directly (by primary tumors or metastases) or indirectly, through side effects or complications of established radiotherapy or chemotherapy. There are two types of cardiotoxicity mediated by chemotherapeutic agents, depending on the effect of the agent on myocardiocytes: type 1 causes irreversible myocardial damage (eg. anthracyclines), while type 2 causes cell dysfunction, showing no necrosis or fibrosis of the Tissue, so its effect could be reversed at the end of treatment (eg. monoclonal antibodies). Early use of angiotensin converting enzyme inhibitors and beta blockers may prevent late cardiotoxicity, preventing progression to heart failure and even death. Cardio-oncology appears as a discipline that allows the integration between oncology and cardiology for the care of patients undergoing cancer treatment and its possible cardiovascular complications.


Keywords: cardiotoxicity, antineoplastic agents, ventricular dysfunction,


Los autores declaran no poseer conflictos de intereses.

Fuente de información Consejo Argentino de Residentes de Cardiología. Para solicitudes de reimpresión a Revista del CONAREC hacer click aquí.

Recibido 2016-08-20 | Aceptado 2016-11-17 | Publicado 2017-04-28

Tabla 1. Tipos de cardiotoxicidad

Tabla 2. Método recomendado para medición de la función sistólica por ecocardiografía (orden d...

Figura 1. Fracción de eyección y volúmenes del ventrículo izquierdo medidos por ecocardiografía...

Figura 2. Cálculo de la fracción de eyección del ventrículo izquierdo (FEVI) mediante el método...

Figura 3. Strain longitudinal global del ventrículo izquierdo de un paciente con cardiotoxicidad se...

Introducción

 

Las últimas décadas han visto un avance muy significativo en el tratamiento del cáncer gracias a la introducción de terapias nuevas que han aumentado la tasa de remisión y cura. En muchos casos el cáncer se convierte en una enfermedad crónica, y esta mejoría en la sobrevida lleva a la aparición de una cohorte de pacientes en quienes pueden aparecer efectos secundarios cardíacos por el uso de terapias con potencial de causar cardiotoxicidad. Por otra parte, con el crecimiento de la expectativa de vida secundario al avance en la prevención de la enfermedad cardiovascular (CV) y el tratamiento adecuado de diferentes infecciones, la incidencia de cáncer continúa en ascenso en los países desarrollados como una de las principales causas de morbimortalidad, alcanzando en 2013 aproximadamente 7,6 millones de muertes1,2.

El corazón puede verse afectado en los pacientes con cáncer ya sea de manera directa, al existir tumores primarios o metástasis que afecten las diferentes estructuras del sistema CV, o de manera indirecta, por ejemplo, a través de efectos secundarios o complicaciones del tratamiento radio o quimioterápico instaurado para tumores en otros órganos. Este tipo de afección CV se encuentra en ascenso permanente debido a la eficacia de los tratamientos para aumentar la tasa de curación y sobrevida, si bien a expensas de mayores efectos secundarios debidos a su toxicidad, que será el foco de esta revisión3.

 

Qué es la Cardiooncología

 

La cardiooncología es una rama de la cardiología que nace en los años 60, al ser detectada por primera vez la cardiotoxicidad por quimioterápicos posterior a la introducción de las antraciclinas como tratamiento del cáncer4. Estas, junto a nuevas drogas introducidas durante los últimos 50 años, prolongaron notoriamente la sobrevida de los pacientes con tumores malignos aunque produciendo, como efecto secundario, morbimortalidad asociada al tratamiento instaurado5.

A su vez, y debido al envejecimiento actual de la población, existen muchos pacientes que presentan de manera concomitante enfermedad CV y oncológica1.

Así, esta disciplina aparece como la integración entre la Oncología y la Cardiología para el cuidado de los pacientes bajo tratamiento del cáncer debido a sus posibles complicaciones CV. Dado que existen múltiples esquemas y combinaciones de tratamiento, con diferentes grados de toxicidad, asociados a los factores de riesgo o enfermedades cardíacas subyacentes del paciente, es necesaria una individualización de la atención con el fin de prevenir, diagnosticar precozmente y/o tratar adecuadamente a los que sufren las complicaciones de estas terapias6.

 

Qué es la quimioterapia y cómo afecta a la función cardiovascular

 

La quimioterapia es el uso de químicos naturales o sintéticos para el tratamiento de diferentes enfermedades. Habitualmente, este término es utilizado para describir a los agentes para tratar el cáncer, que por destruir las células alteradas y/o inhibir su crecimiento y multiplicación, se los aplica a veces con fines curativos y otras como tratamiento adyuvante, neoadyuvante o paliativo de distintos tumores malignos7.

Sin embargo, las células normales también pueden ser dañadas, y este es el quid de los efectos adversos, principalmente a nivel CV8.

Se han descripto dos tipos de cardiotoxicidad mediada por quimioterápicos, denominadas tipo 1 o tipo 2 según el efecto del agente sobre los miocardiocitos9 (Tabla 1).

Si bien las drogas principales de cada familia, y con el perfil cardiotóxico mejor estudiado, son la doxorrubicina y el trastuzumab, las cuales serán descriptas en profundidad en esta revisión, existen en la actualidad múltiples terapéuticas dirigidas a blancos a nivel molecular que aún no tienen documentados de manera acabada sus efectos adversos, pero a medida que nuevas publicaciones y registros sean realizados conoceremos de manera más detallada cómo afectan al corazón10.

La cardiotoxicidad tipo 1 produce daño miocárdico irreversible11, y las drogas más importantes con este efecto son las antraciclinas (doxorrubicina, epirrubicina e idarrubicina) y la mitoxantrona4. Este daño ocurre debido a la generación de radicales libres del oxígeno en las mitocondrias, que producen necrosis y apoptosis de las células cardíacas, con pérdida de miocardiocitos, remodelado ventricular con adelgazamiento parietal, y posterior disfunción ventricular4.

Si bien continúa siendo controvertido su mecanismo de acción exacto, se ha descripto a la topoisomerasa-IIβ como blanco molecular cardíaco de las antraciclinas, hecho demostrado por Zhang et al. en una investigación en la que ratones con mutación del gen que codifica dicha proteína no presentaban daño miocárdico4,12,13.

La doxorrubicina es el principal exponente de este grupo, y puede originar daño miocárdico agudo o crónico. El primero de ellos se produce de manera concomitante a la administración de las antraciclinas, suele presentarse hasta en 11% de los pacientes, usualmente es de escaso significado y reversible debido a que su fisiopatología es el edema miocárdico14. Se manifiesta como dolor precordial secundario a miopericarditis, con palpitaciones debido a taquicardia sinusal o supraventricular, o con extrasístoles ventriculares que pueden derivar en arritmias complejas y muy raramente como muerte súbita, sobre todo en pacientes que presentan deterioro de la función sistólica del ventrículo izquierdo (VI) subyacente15.

El daño crónico puede ser precoz (dentro del año del inicio del tratamiento) o tardío (>1 año), y hay casos comunicados hasta 17 años posteriores a la administración de la droga15. Su incidencia depende de la definición usada y varía entre 2-20%. Es dependiente de la dosis acumulada del fármaco: puede llegar al 4% de los pacientes cuando se encuentra entre 500-550 mg/m2 y al 36-63% cuando la cantidad supera los 600 mg/m2.13,14 Por este motivo, actualmente, la mayoría de los regímenes de doxorrubicina proveen dosis menores a 300 mg/m2. Sin embargo, estudios recientes muestran evidencia de daño miocárdico y posibilidad de desarrollar cardiomiopatía o insuficiencia cardíaca con dosis menores a 300 mg/m2. Por esto, además de la dosis acumulada, otro factor importante es el esquema de administración de la doxorrubicina, ya que se ha documentado menor tasa de cardiotoxicidad en aquellos que reciben una dosis semanal frente a los que son sometidos a un esquema de 3 dosis semanales16. El riesgo de complicaciones CV aumenta 5,4 veces en mujeres con cáncer de mama que reciben antraciclinas contra aquellas que reciben tratamientos que no las contienen. Además, el riesgo es mayor en aquellas que reciben doxorrubicina versus epirrubicina (1,7 veces), y en aquellas que no reciben antraciclinas liposomales (1,8 veces). Otros marcadores para predecir el riesgo CV aumentado son la presencia de enfermedad CV subyacente, el sexo femenino, la radioterapia mediastinal previa o concomitante y la administración simultánea de trastuzumab1. Además, la población pediátrica es particularmente susceptible a la toxicidad por antraciclinas, hecho que se manifiesta en la incidencia 8,2 veces superior de eventos CV con respecto a la población general, y de 15 veces con respecto a la insuficiencia cardíaca congestiva, incluso con requerimiento de trasplante cardíaco17.

Las guías de la American College of Cardiology y la American Heart Association describen la cardiotoxicidad por quimioterapia como un trastorno progresivo en el cual la disfunción ventricular izquierda es causada por daño o estrés del miocardio (estadio A) y que puede continuar a pesar de la falta de un nuevo insulto o noxa. Este proceso finalmente puede resultar en daño irreversible con manifestaciones patológicas en la estructura o geometría ventricular (estadio B) que subsecuentemente llevan a manifestaciones clínicas de la enfermedad (estadios C y D), principalmente insuficiencia cardíaca. Estos últimos estadios muchas veces están precedidos por un periodo latente de duración variable. La miocardiopatía inducida por antraciclinas se asocia a un pronóstico muy desfavorable con una mortalidad o necesidad de trasplante aproximada de 50% a dos años18.

La cardiotoxicidad tipo 2 produce disfunción celular, no demostrándose necrosis o fibrosis del tejido, por lo que puede revertirse su efecto al finalizar el tratamiento11. El clásico ejemplo de este grupo es el anticuerpo monoclonal denominado trastuzumab, utilizado en tumores HER2+, como son el cáncer de mama y algunos adenocarcinomas del tracto digestivo4,19. Al igual que para la doxorrubicina, los pacientes en riesgo de cardiotoxicidad son aquellos con disfunción miocárdica previa, los ancianos y aquellos que reciben trastuzumab de manera combinada o secuencial a una antraciclina. En estos pacientes, la posibilidad de disfunción ventricular es de hasta 27%4,19,20. El riesgo de insuficiencia cardíaca sintomática es de aproximadamente 4%. El riesgo de toxicidad tipo 2 disminuye si trastuzumab es administrado al menos 90 días después de finalizar el tratamiento con antraciclinas.

Otras drogas que producen cardiotoxicidad tipo 2 son los inhibidores de la molécula tirosina quinasa. Son utilizados principalmente en los pacientes con leucemia mieloide aguda, tumores del estroma gastrointestinal y cáncer renal21. Los principales exponentes de esta familia son el imatinib, dasatinib, sorafenib y sunitinib22. Los principales efectos CV que producen son edemas periféricos, prolongación del segmento QT del electrocardiograma con el consiguiente aumento del riesgo de arritmias malignas, hipertensión arterial sistémica y pulmonar, derrame pericárdico, deterioro de la fracción de eyección del VI (FEVI) asintomático o asociado a signos de insuficiencia cardíaca, e infarto de miocardio22. La administración de 5-fluoracilo se ha asociado a episodios aislados de isquemia miocárdica o infarto posiblemente debido a vasoespasmo coronario. La ciclofosfamida puede ocasionar miopericaditis con desarrollo de disfunción ventricular sistólica generalmente leve que puede asociarse a insuficiencia cardíaca o arritmias.

 

Cómo se diagnostica la cardiotoxicidad durante el tratamiento

 

Definición

La cardiotoxicidad clínicamente manifiesta generalmente está precedida de un período subclínico de longitud variable17, momento en el cual es necesario realizar el diagnóstico temprano para evitar daños miocárdicos permanentes.

Sin embargo, no existe en la actualidad una definición universal de cardiotoxicidad, ya que en las diferentes guías de diagnóstico y seguimiento existen dispares propuestas, algunas de ellas basadas en manifestaciones clínicas, otras en métodos de imágenes no invasivos, y otras que recomiendan procedimientos invasivos como la biopsia endomiocárdica. Por ello, y luego de combinar diferentes definiciones, podría concluirse que cardiotoxicidad corresponde a la presencia de 1 o más de los siguientes enunciados, en un paciente que está recibiendo o ha recibido tratamiento quimioterápico1,4:

 

1 Deterioro de la FEVI, la cual puede ser global o presentar un mayor compromiso del septum interventricular.

2 Síntomas relacionados a insuficiencia cardíaca.

3 Signos asociados a insuficiencia cardíaca como son el tercer ruido con cadencia de galope y/o la taquicardia.

4 Caída >5% de la FEVI hasta un valor <53% en un paciente con síntomas de insuficiencia cardíaca, o caída >10% de la FEVI hasta un valor <53% en un paciente sin síntomas de fallo de bomba.

 

Otro punto importante de la evaluación de la cardiotoxicidad es valorar su reversibilidad, clasificándose4 según el grado de recuperación de la FEVI en:

 

• Reversible: recuperación con una variación menor al 5% con respecto a la FEVI inicial.

• Parcialmente reversible: mejoría ≥10% del nadir, pero permaneciendo al menos 5% por debajo del valor inicial.

• Irreversible: mejoría <10% del nadir, permaneciendo >5% por debajo del valor de la FEVI inicial.

• Indeterminada: pacientes que no pueden ser reevaluados.

 

Además, debido a la velocidad del avance tecnológico y de las diferentes técnicas, el problema que se presenta es la enorme disponibilidad de métodos que pueden diagnosticar diferentes “grados” de toxicidad, algunos detectando alteraciones sutiles pero aún de significado clínico incierto en la actualidad. A continuación revisaremos las principales aplicaciones de cada una de ellas.

 

Ecocardiografía

La ecocardiografía a través de la medición de la FEVI es el estudio recomendado tanto para la evaluación inicial como para el seguimiento de los pacientes bajo tratamiento quimioterápico debido a su disponibilidad, rapidez y nula invasividad4. La FEVI debe ser medida con el mejor método disponible (Tabla 2) en cada laboratorio de ecocardiografía y, siempre que sea posible, comparando visualmente con los estudios previos del mismo paciente4. Esto se debe a que esta medición presenta variaciones dependientes de la técnica utilizada para su cálculo, que a veces pueden ser mayores que los límites aceptables para definir cardiotoxicidad23.

Las guías recomiendan que la FEVI sea medida en lo posible por ecografía 3D (Figura 1) ya que tiene la mejor reproducibilidad. Si no se dispone de esta técnica, el método alternativo es el volumétrico de Simpson modificado utilizando las imágenes de 2 y 4 cámaras desde el ápex (Figura 2). El uso del modo M no es apropiado debido a que sólo incluye el análisis de 2 segmentos miocárdicos4 (véase material suplementario).

Existen investigaciones que han demostrado que 58% de los pacientes que presentan caída de la FEVI no la recuperarán a pesar de un adecuado tratamiento farmacológico23. Es por ello que en la actualidad se continúan investigando técnicas ecocardiográficas que permitan predecir en una etapa temprana una posterior caída de la función sistólica del VI en los pacientes que reciben tratamiento para el cáncer.

El cálculo de la deformación miocárdica (strain), aparece como una alternativa promisoria. Esta técnica se basa en el reconocimiento de patrones ultrasónicos denominados speckles. Permite el análisis directo de la deformación del miocardio a través de la medición tanto del acortamiento longitudinal (Figura 3) y circunferencial como del engrosamiento radial. Esto provee un análisis completo y directo de los cambios a nivel miocárdico en 3D. Esta técnica se ha utilizado en múltiples escenarios clínicos y ha demostrado ser reproducible, presentar buena correlación con la contractilidad y permitir el análisis de la función miocárdica regional. Su uso continúa en constante expansión tanto en investigación como en práctica clínica. Además, permite discriminar verdadera contracción miocárdica del desplazamiento sistólico pasivo por tracción de segmentos contiguos23,24.

Múltiples estudios han demostrado que la deformación miocárdica se altera antes de que pueda observarse una caída de la FEVI. Esta mayor sensibilidad de la técnica podría deberse a una alteración específica de las miofibrillas durante el tratamiento quimioterápico, con la consiguiente compensación de segmentos no afectados, no alterándose de esta manera la FEVI, al menos en los estadios iniciales de la cardiotoxicidad25. Se ha comprobado que provee información pronóstica sobre mortalidad y posee mayor reproducibilidad que la medición de la FEVI26,27. Una caída de la deformación miocárdica longitudinal de más del 10% del valor inicial o un valor menor que −19% se asocian a la aparición de cardiotoxicidad en el futuro. Esto llevó a que la Asociación Americana de Ecocardiografía recomiende que una caída de la deformación miocárdica longitudinal menor de 8% sea considerada de poca relevancia clínica. Por otra parte, una caída mayor al 15% del valor inicial se considera relevante, en cuyo caso se recomienda un seguimiento más cercano4.

 

Resonancia magnética nuclear cardíaca

La resonancia magnética continúa siendo el patrón oro en la evaluación de los volúmenes y función tanto del VI como derecho así como de la viabilidad miocárdica a través de las imágenes de realce tardío de gadolinio4.

La medición por este método de los volúmenes ventriculares y la FEVI ha demostrado ser altamente reproducible, además de sensible a pequeños cambios en la función sistólica ventricular, superando en este aspecto a la ecocardiografía en 2D, tanto para volumen de fin de sístole, masa ventricular izquierda y FEVI28,29. Esta diferencia se reduce si se puede utilizar ecocardiografía en 3D.

Por esto, la Sociedad Americana de Ecocardiografía recomienda en sus guías del año 2014 que la resonancia cardíaca sea utilizada en los casos en que se plantea la suspensión de un tratamiento quimioterápico y aún no se ha llegado a una decisión, en situaciones en que las imágenes ecocardiográficas sean insatisfactorias o cuando la FEVI medida en el estudio ultrasonográfico no se considere acertada o sea controversial. Sin embargo, y más importante aún, es que las diferentes técnicas no deberían ser comparadas entre sí, motivo por el cual debería utilizarse sólo una en los pacientes bajo tratamiento quimioterápico4.

 

Biomarcadores

El uso de biomarcadores se ha validado en diferentes escenarios clínicos dentro de la patología CV como son el infarto de miocardio y la insuficiencia cardíaca; además, múltiples investigaciones los han utilizado para la evaluación o predicción de la cardiotoxicidad por quimioterápicos como también para encontrar un subgrupo de pacientes de bajo riesgo que tal vez no requerirán otro método de seguimiento30. Entre los principales encontramos la porción N-terminal del pro péptido natriurético tipo B (NT-proBNP) y las troponinas cardíacas en sus variantes I (TnI) y T, ya sean convencionales o de alta sensibilidad.

La ventaja de estos biomarcadores es su relativo bajo costo y la posibilidad de obtener resultados que no son operador dependiente, hecho que los hace reproducibles, aumentando su sensibilidad y eficiencia17.

Las troponinas cardíacas han demostrado su capacidad de diagnóstico en casos en los que existe injuria miocárdica; además poseen la capacidad de establecer pronóstico dependiendo de la magnitud de su elevación17,25.

Aunque múltiples estudios han descripto elevaciones de los péptidos natriuréticos en pacientes que reciben tratamiento con doxorrubicina, trastuzumab y otras drogas quimioterápicas, son escasos los que han encontrado relación con eventos clínicos17,30,31. En la actualidad existe gran discrepancia entre las diferentes investigaciones con respecto a la utilidad del mismo en la predicción de falla ventricular, requiriendo por lo tanto mayor estudio en este campo para dar recomendaciones específicas (véase material suplementario).

 

Prevención/tratamiento

de cardiotoxicidad

 

Uno de los mayores problemas relacionados con la cardiotoxicidad es que aproximadamente la mitad de los pacientes que desarrollan disfunción sistólica del VI no reciben la terapéutica médica adecuada o, más aún, no tienen durante su evolución una consulta con un cardiólogo13. A su vez, aquellos que desarrollan insuficiencia cardíaca tienen mortalidades reportadas de hasta 60% a los 2 años de seguimiento23. Por ello, la prevención de la cardiotoxicidad es la piedra angular del tratamiento. Sin embargo, en caso de que exista evidencia de daño miocárdico deben tomarse diferentes decisiones dependiendo de los factores de riesgo del paciente, el grado de daño miocárdico, el tipo de tumor y su respuesta al tratamiento instaurado.

Las diferentes opciones de prevención y tratamiento son: modular la aplicación del quimioterápico tanto en dosis como periodicidad de los ciclos a expensas de un efecto antitumoral menor, administrar drogas para prevenir los daños miocárdicos, o finalmente comenzar tratamiento para insuficiencia cardíaca clínicamente manifiesta30.

En un metaanálisis publicado en 2013 se evaluó la efectividad de diferentes tratamientos preventivos para evitar el desarrollo de insuficiencia cardíaca, deterioro de la FEVI, o ambos. Las drogas utilizadas fueron el dexrazoxano, los betabloqueantes, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y las estatinas. Demostraron que cualquiera de ellas previene de manera similar los daños miocárdicos de la quimioterapia, con aproximadamente 31% (IC95%: 25-31%) de reducción de riesgo relativo. Sin embargo, la heterogeneidad de estudios incluidos limita la validez de los resultados, por lo que se discutirán de manera separada2.

El dexrazoxano es una droga utilizada por su capacidad de prevenir la formación de radicales libres debido a su unión a las moléculas de hierro tanto en pacientes adultos como en niños que reciben tratamiento con doxorrubicina32. A pesar de disminuir el daño miocárdico es, al igual que las antraciclinas, un inhibidor, pero por otro mecanismo, de la topoisomerasa II, por lo cual en 2 investigaciones demostró triplicar la incidencia de tumores malignos primarios agregados al cáncer original del paciente, principalmente leucemia mieloide aguda y síndrome mielodisplásico33. Así, el uso actual de esta medicación según la ANMAT se reserva para pacientes mayores de edad con cáncer de mama metastásico bajo tratamiento con doxorrubicina en una dosis cumulativa superior a 300 mg/m2 o epirrubicina 540 mg/m2, siempre y cuando la intención del tratamiento no sea curativa.

Los IECA han demostrado su utilidad cuando se los administra de manera simultánea o un mes posterior a la quimioterapia. Esta estrategia ha sido validada en un estudio que evaluó de manera aleatorizada 40 pacientes bajo tratamiento con ciclofosfamida, doxorrubicina, vincristina y prednisolona (CHOP), donde el valsartán administrado redujo la magnitud de cambios en biomarcadores, electro- y ecocardiográficos34.

Los betabloqueantes, especialmente carvedilol, han sido relacionados con efectos cardioprotectores en los pacientes bajo tratamiento con antraciclinas. En un trabajo de Bosch et al., en el cual aquellos bajo tratamiento quimioterápico recibieron una combinación de carvedilol y enalapril o placebo, se evidenció una reducción significativa tanto en el desarrollo de insuficiencia cardíaca o muerte (6,7 vs. 22%; p=0,036) como de insuficiencia cardíaca, muerte y deterioro de la FEVI ≤ 45% (6,7% vs. 24,4%; p=0,02)35 (véase material suplementario).

Cuál es la perspectiva a futuro

 

Ya sea por la presencia de factores de riesgo comunes, los efectos deletéreos del cáncer o las terapias usadas para tratarlo, o simplemente la coexistencia de ambas condiciones en personas de edad avanzada, se considera que cada vez será mayor el número de individuos con cáncer y enfermedad CV o con riesgo aumentado de padecerla. Existen muchas oportunidades para trabajar en conjunto y desarrollar estrategias que preserven o mejoren la salud CV de estos pacientes, con el objetivo de balancear los beneficios de los tratamientos para el cáncer versus los riesgos de efectos adversos CV. Algunas instituciones pioneras han comenzado con el desarrollo de programas de entrenamiento ya sea dirigidos a residentes de Cardiología o, como subespecialidad, a la Cardiooncología. Se espera que esto permita formar profesionales con exposición adecuada y conocimiento específico de los problemas de esta área para que provean claridad y liderazgo en el manejo de este complejo grupo de pacientes a través de la colaboración interdisciplinaria.

  1. Albini A, Pennesi G, Donatelli F, Cammarota R, De Flora S, Noonan DM. Cardiotoxicity of anticancer drugs: the need for cardio-oncology and cardio-oncological prevention. J Natl Cancer Inst 2010;102(1):14-25.

  2. Kalam K, Marwick TH. Role of cardioprotective therapy for prevention of cardiotoxicity with chemotherapy: a systematic review and meta-analysis. Eur J Cancer 2013;49 (13):2900-9.

  3. American Cancer Society. Cancer Facts & Figures 2014. Disponible en: http://www.cancer.org/acs/groups/content/@research/documents/webcontent/acspc-042151.pdf.

  4. Plana JC, Galderisi M, Barac A, Ewer MS, Ky B, Scherrer-Crosbie M, et al. Expert Consensus for Multimodality Imaging Evaluation of Adult Patients during and after Cancer Therapy: a report from the American Society of Echocardiography and the European Association of Cardiovascular Imaging. J Am Soc Echocardiogr 2014;27(9):911-39.

  5. Bovelli D, Plataniotis G, Roila F. Cardiotoxicity of chemotherapeutic agents and radiotherapy-related heart disease: ESMO Clinical Practice Guidelines. Ann Oncol 2010;21(Suppl. 5):v277-82.

  6. Hong RA, Iimura T, Sumida KN, Eager RM. Cardio-oncology/onco-cardiology. Clin Cardiol 2010;33(12):733-7.

  7. Institute for Quality and Efficiency in Health Care (IQWiG). How does chemotherapy work?.2012 Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/PMH0072611/.

  8. American Cancer Society Staff. Chemotherapy Drugs : How They Work. 2015. Disponible en: http://www.cancer.org/acs/groups/cid/documents/webcontent/ 002995.

  9. Shakir D. Chemotherapy induced cardiomyopathy: pathogenesis, monitoring and management. J Clin Med Res 2009;1(1):8-12.

  10. Truong J, Yan AT, Cramarossa G, Chan KKW. Chemotherapy-induced cardiotoxicity: detection, prevention, and management. Can J Cardiol 2014;30(8):869-78.

  11. Volkova M, Russell R. Anthracycline cardiotoxicity: prevalence, pathogenesis and treatment. Curr Cardiol Rev 2011;7(4):214-20.

  12. Zhang S, Liu X, Bawa-Khalfe T, Lu L-S, Lyu YL, Liu LF, et al. Identification of the molecular basis of doxorubicin-induced cardiotoxicity. Nat Med 2012;18(11):1639-42.

  13. Jiji RS, Kramer CM, Salerno M. Non-invasive imaging and monitoring cardiotoxicity of cancer therapeutic drugs. J Nucl Cardiol 2012;19(2):377-88.

  14. Chatterjee K, Zhang J, Honbo N, Karliner JS. Doxorubicin cardiomyopathy. Cardiology 2010;115(2):155-62.

  15. Kumar S, Marfatia R, Tannenbaum S, Yang C, Avelar E. Doxorubicin-induced cardiomyopathy 17 years after chemotherapy. Tex Heart Inst J 2012;39(3):424-7.

  16. Swain SM, Whaley FS, Ewer MS. Congestive heart failure in patients treated with doxorubicin: a retrospective analysis of three trials. Cancer 2003;97(11):2869-79.

  17. Tian S, Hirshfield KM, Jabbour SK, Toppmeyer D, Haffty BG, Khan AJ, et al. Serum biomarkers for the detection of cardiac toxicity after chemotherapy and radiation therapy in breast cancer patients. Front Oncol 2014;4:277.

  18. Yancy CW, Jessup M, Bozkurt B, Butler J, Casey DE, Drazner MH, et al. 2013 ACCF/AHA Guideline for the Management of Heart Failure. J Am Coll Cardiol; 2013;62(16):147-239.

  19. McKeage K, Perry CM. Trastuzumab: a review of its use in the treatment of metastatic breast cancer overexpressing HER2. Drugs 2002;62(1):209-43.

  20. Lorenzini C, Corsi C, Aquilina M, Casadei Gardini A, Rocca A, Frassineti L, et al. Early detection of cardiotoxicity in chemotherapy-treated patients from real-time 3D echocardiography. Computing in Cardiology Conference (CinC) 2013;40:249-252.

  21. Force T, Kolaja KL. Cardiotoxicity of kinase inhibitors: the prediction and translation of preclinical models to clinical outcomes. Nat Rev Drug Discov 2011;10(2):111-26.

  22. Orphanos GS, Ioannidis GN, Ardavanis AG. Cardiotoxicity induced by tyrosine kinase inhibitors. Acta Oncol 2009;48(7):964-70.

  23. Thavendiranathan P, Poulin F, Lim K-D, Plana JC, Woo A, Marwick TH. Use of myocardial strain imaging by echocardiography for the early detection of cardiotoxicity in patients during and after cancer chemotherapy: a systematic review. J Am Coll Cardiol 2014;63(25 Pt A):2751-68.

  24. Geyer H, Caracciolo G, Abe H, Wilansky S, Carerj S, Gentile F, et al. Assessment of myocardial mechanics using speckle tracking echocardiography: fundamentals and clinical applications. J Am Soc Echocardiogr 2010;23(4):351-69.

  25. Sawaya H, Sebag IA, Plana JC, Januzzi JL, Ky B, Cohen V, et al. Early detection and prediction of cardiotoxicity in chemotherapy-treated patients. Am J Cardiol 2011;107(9):1375-80.

  26. Stanton T, Leano R, Marwick TH. Prediction of all-cause mortality from global longitudinal speckle strain: comparison with ejection fraction and wall motion scoring. Circ Cardiovasc Imaging 2009;2(5):356-64.

  27. Marwick TH. Measurement of strain and strain rate by echocardiography: ready for prime time? J Am Coll Cardiol 2006;47(7):1313-27.

  28. Grothues F, Smith GC, Moon JC, Bellenger NG, Collins P, Klein HU, et al. Comparison of interstudy reproducibility of cardiovascular magnetic resonance with two-dimensional echocardiography in normal subjects and in patients with heart failure or left ventricular hypertrophy. Am J Cardiol 2002;90(1):29-34.

  29. Thavendiranathan P, Wintersperger BJ, Flamm SD, Marwick TH. Cardiac MRI in the assessment of cardiac injury and toxicity from cancer chemotherapy: a systematic review. Circ Cardiovasc Imaging 2013;6(6):1080-91.

  30. Christenson ES, James T, Agrawal V, Park BH. Use of biomarkers for the assessment of chemotherapy-induced cardiac toxicity. Clin Biochem 2015;48(4-5):223-35.

  31. Romano S, Fratini S, Ricevuto E, Procaccini V, Stifano G, Mancini M, et al. Serial measurements of NT-proBNP are predictive of not-high-dose anthracycline cardiotoxicity in breast cancer patients. Br J Cancer 2011;105(11):1663-8.

  32. Lipshultz SE, Rifai N, Dalton VM, Levy DE, Silverman LB, Lipsitz SR, et al. The effect of dexrazoxane on myocardial injury in doxorubicin-treated children with acute lymphoblastic leukemia. N Engl J Med 2004;351(2):145-53.

  33. Tebbi CK, London WB, Friedman D, Villaluna D, De Alarcon PA, Constine LS, et al. Dexrazoxane-associated risk for acute myeloid leukemia/myelodysplastic syndrome and other secondary malignancies in pediatric Hodgkin’s disease. J Clin Oncol 2007;25(5):493-500.

  34. Nakamae H, Tsumura K, Terada Y, Nakane T, Nakamae M, Ohta K, et al. Notable effects of angiotensin II receptor blocker, valsartan, on acute cardiotoxic changes after standard chemotherapy with cyclophosphamide, doxorubicin, vincristine, and prednisolone. Cancer 2005;104(11):2492-8.

  35. Bosch X, Rovira M, Sitges M, Domènech A, Ortiz-Pérez JT, de Caralt TM, et al. Enalapril and carvedilol for preventing chemotherapy-induced left ventricular systolic dysfunction in patients with malignant hemopathies. J Am Coll Cardiol 2013;61(23):2355-62.

Autores

Javier Ganame
Profesor Asociado de Medicina, División de Cardiología, Universidad de McMaster, Hamilton, Canadá.
Augusto José Lepori
Médico cardiólogo. Ex residente Sanatorio Allende, Córdoba, Rep. Argentina.

Autor correspondencia

Augusto José Lepori
Médico cardiólogo. Ex residente Sanatorio Allende, Córdoba, Rep. Argentina.

Correo electrónico: ajl087@hotmail.com

Para descargar el PDF del artículo
Cardiotoxicidad posquimioterapia: la magnitud del problema

Haga click aquí


Para descargar el PDF de la revista completa
Revista del CONAREC, Volumen Año 2017 Num 138

Haga click aquí

 

Esta revista es una publicación de

Consejo Argentino de Residentes de Cardiología

Ir al sitio de la Sociedad

Este articulo pertenece a la revista

Revista del CONAREC

Ir al sitio de la revista

Titulo
Cardiotoxicidad posquimioterapia: la magnitud del problema

Autores
Javier Ganame, Augusto José Lepori

Publicación
Revista del CONAREC

Editor
Consejo Argentino de Residentes de Cardiología

Fecha de publicación
2017-04-28

Registro de propiedad intelectual
© Consejo Argentino de Residentes de Cardiología

Reciba la revista gratis en su correo


Suscribase gratis a nuestra revista y recibala en su correo antes de su publicacion impresa.


Asociaciones que publican con nosotros:

Meducatium repositorio de informacion cientifica
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@meducatium.com.ar | www.meducatium.com.ar

© Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.

La plataforma Meducatium es un proyecto editorial de Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@publat.com.ar | www.publat.com.ar

Meducatium versión repositorio 1.0.1.0.9 beta