FacebookTwitter

 

Artículo de Actualización

Alergia alimentaria: importancia de la rotulación correcta en la prevención

Vanesa Pussetto, Dora Felipoff, Juan Carlos Muiño

ARCHIVOS DE ALERGIA E INMUNOLOGÍA CLÍNICA 2016;(4):0156-0167 


Introducción. La alergia alimentaria afecta a entre el 6 y 8% de los niños en Estados Unidos y el Reino Unido y la prevalencia de alergia entre los adultos es alrededor del 3% del total de manifestaciones alérgicas. Los aditivos alimentarios son parte de la alergia alimentaria, tienen una incidencia de 0,03 a 0,23%, por lo que se requiere una cuidadosa elaboración de los alimentos así como una adecuada rotulación y minuciosa y correcta lectura de los rótulos de los productos. Objetivos. Determinar si la información que se describe en el etiquetado de los alimentos cumple con el código alimentario y establecer la frecuencia de utilización de advertencia del contenido de alérgenos en los mismos. Materiales y métodos. Se auditaron almacenes y supermercados de la ciudad de Córdoba, de noviembre del 2013 a marzo del 2014, analizando los rótulos de alimentos de alta manufacturación. Resultados. Se analizaron 351 alimentos, solamente el 65,52% (230) de los productos cumplen con el correcto rotulado alergénico. En el 54,7% (192) de los productos la información era completa, en el 10,82% (38) incompleta y en el 34,75% (121) nula. En cuanto a la advertncia de uso de aditivos: 47% (165) indicaban el tipo de aditivo, 17% (60) indicaban aditivos e INS (International Numbering System: Sistema Internacional de Numeración), 17,7% (62) solo INS y el 18% (64) no informaban sobre el uso de aditivos. Conclusión. La información que se describe en la rotulación alimentaria es deficiente tanto para el contenido de alimentos como de aditivos, y no cumple con el código alimentario. Hay una baja frecuencia de advertencia del contenido de alérgenos en los productos alimenticios.


Palabras clave: alergia alimentaria, rotulación de alimentos, alergia a aditivos,

Introduction: Food allergy affects between 6 and 8% of children in the US and the UK and the prevalence of allergy among adults is about 3% of all allergic manifestations. Food additives are part of the food allergy, they have an incidence of 0.03 to 0.23%, so it requires careful preparation of food as well as proper labeling and thorough and accurate reading of product labels. Objectives: To determine if the information described in the food labeling complies with the food code and to establish the frequency of use of warning of the allergen content in the foods. Materials and methods: It was audited warehouses and supermarkets of the city of Córdoba, from November 2013 to March 2014, analyzing the labels of foods of high manufacture. Results: 351 foods were analyzed, only 65.52% (230) of the products comply with the correct allergen labeling. In 54.7% (192) of the products the information was complete, in the 10.82% (38) incomplete and in the 34.75% (121) null. As for the warning of use of additives: 47% (165) indicated the type of additive, 17% (60) indicated additives and INS (International Numbering System), 17.7% (62) only ISN and 18% (64) did not report on the use of additives. Conclusion: The information described in food labeling is deficient for both food content and additives, not complying with the food code. There is a low frequency of allergen content warning in food products.


Keywords: food allergy, food labelling, allergy to additives,


Los autores declaran no poseer conflictos de intereses.

Fuente de información Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica. Para solicitudes de reimpresión a Archivos de Alergia e Inmunología Clínica hacer click aquí.

Recibido 2017-04-01 | Aceptado 2017-06-01 | Publicado 2017-12-01

Figura 1. Total de productos, n=514, de los cuales 163 no contienen o no refieren contener aditivos ...

Figura 2. Total de alimentos, n=351, distribuidos por grupos. p<0,0001 (Anova a dos vías).

Figura 3. Rótulo por paía de origen. El 96,58% de los productos son de origen argentino, el resto ...

Figura 4. Distribución de alimentos según información alergénica. Chi 2 de la tendencia, p<0,000...

Figura 5. Frases de rotulación. p<0.0001 chi="" 2="" n="351).<br">
Figura 6. Rótulos de compuestos alergénicos en alimentos. Información alergénica según grupo de...

Figura 7. Rótulos de compuestos alergénicos en alimentos. Información alergénica según grupo d...

Figura 8. n este gráfico podemos observar que 18,23% (64 productos) no indican en su rótulo conten...

Figura 9. Aditivos alimentarios. Antioxidantes. n=341, 9<0,0001. Chi 2, test exacto Fisher y de la t...

Figura 10. Aditivos alimentarios. Leudantes químicos. n=58. Chi 2, p<0,0001 test exacto de Fisher y ...

Figura 11. Aditivos alimentarios. Aditivos Generales. Chi 2: p<0.0001 test="" exacto="" de="" fisher="" y="" chi="" 2="" d="" br="">
Figura 12. Aditivos alimentarios. Emulsionantes. Chi 2: p<0,0001 test exacto de Fisher y Chi 2 de la ...

Figura 13. Aditivos alimentarios. Estabilizantes. Chi 2: p<0,0001 test exacto de Fisher y Chi 2 de la...

Figura 14. Aditivos alimentarios. Espesantes. Chi 2: p< 0.0001 test exacto de Fisher y Chi 2 de la te...

Figura 15. Aditivos alimentarios. Acidulantes. Chi 2: p< 0.0001 test exacto de Fisher y Chi 2 de la t...

Figura 16. Aditivos alimentarios. Resaltador de sabor. Chi 2: p< 0.0001 test exacto de Fisher y Chi 2...

Figura 17. Aditivos alimentarios. Colorantes. Chi 2: p< 0.0001 test exacto de Fisher y Chi 2 de la te...

Figura 18. Se grafica que el 60, 96% (214 productos), refieren contener Trigo o gluten, el 39,03% (13...

Figura 19. El 39,03% (137 productos) indica en su rótulo contenido de lactosa y 60,97% (214 producto...

Tabla 1. Grupo de los Grandes 8.

Introducción

 

La alergia alimentaria se define como una respuesta inmunológica IgE dependiente hacia componentes de los alimentos, en especial proteínas, o como una forma de intolerancia a los alimentos asociada con una respuesta inmune de hipersensibilidad1.

La alergia a alimentos IgE mediada afecta a entre el 6 y 8% de los niños en EE.UU. y el Reino Unido2, aunque más del 25% de los adultos manifiestan síntomas que pueden estar relacionados con ciertos alimentos.

La prevalencia de alergia entre los adultos es alrededor del 3% del total de manifestaciones alérgicas. Podemos decir que la alergia alimentaria afecta a más del 1-2% pero menos del 10% de la población y no hay datos que indiquen fehacientemente que la prevalencia está aumentando3. Los alérgenos mayores de alimentos son glicoproteínas derivadas de animales y vegetales; estas glicoproteínas tienden a permanecer estables durante su tratamiento con calor, ácidos y proteasas. Diferentes alimentos afectan a los pacientes según su edad: en la niñez tienen como causa más frecuente la leche de vaca, huevos, maní, nueces y sésamo que se encuentran entre los principales alimentos que inducen reacción alérgica entre los niños; mientras que en la población adulta los alimentos involucrados son trigo, soja, mariscos, pescados, maní y frutos secos4. La prevalencia de alergia a alimentos varía entre los diferentes países debido a diferencias medioambientales y factores genéticos5. En Argentina y Uruguay (Sud América), así como en Australia y Nueva Zelanda, debemos también tener en cuenta la carne de vaca23.

Un gran número de factores de riesgo son propuestos como influyentes en el desarrollo de alergia alimentaria, incluyendo sexo (niños varones), raza y etnia (incrementa en niños asiáticos y niños negros comparados con niños blancos), factores genéticos (HLA y genes específicos), atopia (comorbilidades como dermatitis atópica), dieta grasa insuficiente en vitamina D (consumo reducido de ácidos grasos poliinsaturados de omega-3), consumo reducido de antioxidantes, aumento en la ingesta de ácidos grasos (reducción de la digestión de alérgenos), obesidad6 y los tiempos y rutas de exposición a los alimentos7.

Los pacientes con alergia alimentaria pueden incrementar el riesgo de padecer otras enfermedades alérgicas, como asma, o reacciones alérgicas a alimentos severas e incluso fatales8.

El comienzo de la alergia alimentaria ocurre en la infancia y en la niñez, atribuida a inmadurez de la barrera intestinal. La práctica de evitar o introducir en forma tardía alimentos altamente alergénicos ha sido una actitud común en los últimos 20 años, pero los resultados no arrojan una clara conclusión. Actualmente se piensa que la introducción de alimentos semisólidos y sólidos se debe efectuar alrededor de los 4 a 6 meses, lo cual favorece el desarrollo de la tolerancia inmunológica1,9.

La alergia alimentaria es una reacción inmunológica contra los alérgenos alimentarios, mediada por IgE o no mediada por IgE, así como formas mixtas. Las reacciones alérgicas clásicas, IgE dependientes, son aquellas de tipo inmediata, reproducibles por detección de IgE alimento específica. Son debidas a la unión del anticuerpo IgE específico con el receptor de alta afinidad (FcεRI) que se expresa en la superficie de mastocitos y basófilos. Esta unión cruzada provoca la liberación de mediadores de la reacción inmediata, tanto preformados como la inducción de los de novo. Los receptores de baja afinidad (Fcε RII, CD23) presentes en la superficie de macrófagos, monocitos, linfocitos y plaquetas, linfocitos B y T cumplen otras funciones en la modulación de la respuesta inmunológica10,11. El conocimiento actual ha demostrado que la alergia alimentaria tanto IgE como por otras formas de hipersensibilidad se debe parcialmente a factores genéticos y por la epigenética, acción del medio ambiente12.

Los síntomas clásicos de las reacciones mediadas por IgE son de comienzo rápido y se expresan como manifestaciones multisistémicas. Las manifestaciones cutáneas, tales como urticaria y angioedema son los síntomas más comunes en estas patologías. También pueden presentarse como otros síntomas respiratorios tales como asma y rinitis, y oculares en forma aislada, pero lo más frecuente es que sean parte de una reacción sistémica. La misma se caracteriza por padecer síntomas gastrointestinales, como edema y prurito de lengua, náuseas, vómitos, diarrea y cardiovasculares, hipotensión, colapso cardiovascular y arritmias (inducida por anafilaxia).

Además se deben tener en cuenta reacciones pseudo-alérgicas inducidas por alimentos, las cuales tienen similitud de síntomas. Estas reacciones son producto de degranulación directa de mastocitos o por alimentos que contienen grandes cantidades de histamina, por ejemplo mariscos19.

Los síntomas de las reacciones no mediadas por IgE suelen ser subagudos o crónicos con manifestaciones predominantemente gastrointestinales13.

La prevención primaria de la alergia alimentaria en niños, dirigida a restringir el consumo de alimentos alergénicos en la mujer embarazada para evitar la sensibilización en el feto, así como en la lactancia materna para evitar el paso de ciertos alimentos al niño, o el uso de probióticos, todos ellos son procedimientos muy discutidos. En contraposición de lo antes mencionado, autores proponen la introducción tardía de alimentos en la dieta del niño, que posiblemente representa una aproximación aceptable a la resolución del problema14.

Por otra parte, se deben tener en cuenta a los aditivos. Estas son sustancias agregadas a los alimentos con diversas funciones. En este contexto son capaces de actuar como alérgenos o producir degranulación de mastocitos o, más tardíamente, inducir la producción de otros mediadores de la inflamación alérgica tales como leucotrienos, PAF. Salvo excepciones, las reacciones por aditivos son IgE no mediadas. Si esta fuera IgE mediada, se asocia comúnmente a alimentos alergénicos y depende del nivel de proteínas alergénicas residuales en el aditivo 25. Los mismos están ocultos en los alimentos y potencialmente pueden desencadenar anafilaxia y otras reacciones inflamatorias no fácilmente detectables por métodos comunes de estudio. Las reacciones alérgicas a aditivos alimentarios son parte de la alergia alimentaria, tienen una incidencia de 0,03 a 0,23%. Los aditivos son clasificados en grupos: antioxidantes, colorantes, emulsionantes y estabilizadores, solventes, agentes protectores, preservantes, edulcorantes y espesantes15.

Hasta la actualidad, la única solución terapéutica probada es la eliminación del alimento y/o aditivo involucrados. Sin embargo, muchos pacientes y sus familias tienen dificultades para leer los rótulos de diversos alimentos. Ellos tienen varios modos de llamar un ingrediente, por ejemplo caseína, suero y lactoalbúmina para rotular la leche. Todos los pacientes con riesgo de anafilaxia deben ser entrenados para identificar los síntomas y estar preparados para tratarla apropiadamente luego de la ingesta de un alimento16.

 

Objetivos generales

Conocimiento de la composición de los rótulos de los alimentos.

 

Objetivos específicos

Evaluar cómo se rotulan los alimentos en función de la información alergénica.

Determinar si la información que describen los rótulos cumple con las resoluciones del Código Alimentario.

Establecer la frecuencia con que se utiliza la advertencia de contenido de alérgenos en las etiquetas de rótulos.

 

Materiales y métodos

 

Es un estudio descriptivo, observacional, transversal.

Se realizó entre noviembre 2013 y mayo de 2014 para determinar si el lenguaje utilizado es el correcto para el asesoramiento de alérgenos y aditivos en los Rótulos. Hipermercados, supermercados y pequeños almacenes de la ciudad de Córdoba fueron los centros auditados (Wall-Mart, Super Mami, El Delfín, San Cayetano). Dichos productos fueron fotografiados para documentar la recolección de los datos y se completó una planilla de Excel. En dicha planilla consta información obligatoria de un correcto rotulado: origen, lote, fecha de vencimiento, información nutricional, fábrica, nombre fantasía, contenido de aditivos e información separada diferenciada de color de alérgenos. Para el análisis de los datos se siguieron las pautas propuestas por el Código Alimentario Argentino A.N.M.A.T. (Anexo 1)20,21.

Los alimentos fueron agrupados en: galletas, mermeladas y dulces, pastas secas, pastas frescas, congelados, pescados congelados, aderezos, harinas premezclas, alimentos para bebés, cereales, polvos premezcla, sopas y caldos, fideos prelistos, batidos y chocolatadas, golosinas con chocolates y sin chocolate, snacks, helados, jugos, productos de panificación.

 

Definiciones

Información alergénica: los alérgenos y sustancias capaces de producir reacciones adversas en individuos susceptibles indicados en el alimento deberán ser declarados a continuación de la lista de ingredientes del rótulo siempre que ellos o derivados de ellos estén presentes en los productos alimentarios envasados, ya sean añadidos como ingredientes o como parte de otros ingredientes (Código Alimentario cap. V).

Aditivo alimentario: es cualquier ingrediente agregado a los alimentos intencionalmente, sin el propósito de nutrir, con el objeto de modificar las características físicas, químicas, biológicas o sensoriales, durante la manufactura, procesado, preparación, tratamiento, envasado, acondicionado, almacenado, transporte o manipulación de un alimento; ello tendrá, o puede esperarse razonablemente que tenga (directa o indirectamente), como resultado, que el propio aditivo o sus productos se conviertan en un componente de dicho alimento. Deberán declararse formando parte de la lista de ingredientes ya sea con su nombre, asociado a su INS o solo su INS (CODEX, N°, E) (Código Alimentario cap. XVIII).

 

Inclusión

Productos alimenticios muy elaborados, alta manufacturación.

 

Exclusión

Alimentos básicos: con baja elaboración o nula (p. ej: legumbres, arroz, cereales, etc.)

Alimentos fraccionados sin rotulación.

Alimentos cuya rotulación no refieren aditivos y es de público conocimiento que lo llevan (enlatados de pescados, frutas, verduras o aceites de girasol, maíz, soja, maní otros como pickles, aceitunas).

 

Análisis estadístico

Cálculo de la media y su error estándar (EE). Para comparar las medias entre los diferentes grupos, se utilizó el análisis de varianzas múltiples (ANOVA), ROC curve (curva ROC), % Chi2 exacto de Fisher (Shapiro-Wilk normality test), Nivel de significación de 0,05. Software de GraphPad Prism 5, California,

 

Resultado

 

Se analizaron 514 productos alimentarios de los cuales se utilizaron 351 productos muy elaborados siendo el resto, 163 (Figura 1), alimentos simples o de rotulación incierta como lo es el arroz, legumbres otros cereales, o harinas que requieren refinamiento al igual que los granos de maní, girasol, soja para llegar a aceites y luego conservación para mantenerse en el tiempo así como el agregado de sustancias para hacerlos nutricionalmente más completo (alimentos funcionales), enlatados de frutos, verduras, pescados y carnes que para su conservación y evitar contaminación necesitan aditivos. Yerba, infusiones y otros, los cuales no fueron utilizados para este trabajo. (*Estos alimentos, para evitar contaminación, para conservación, refinamiento, requieren aditivos como benzoatos, sorbatos, BHT, BHA, etc.). En la Figura 2 se puede observar la distribución y cantidad de alimentos por grupo.

Utilizando el código alimentario como referencia se analizaron los rótulos. De estos fue necesario observar la Información obligatoria con la que debe cumplir un buen etiquetado. Esto es:

 

1. Origen: el 100% de los 351 productos cumple con indicar el origen del producto (Figura 3).

2. Lote y Fecha de Vencimiento: 100% de los productos lo indican en el rótulo o en algún lugar del producto.

3. Información Nutricional: 338 productos (96,29%) posee esta leyenda, 13 productos (3,7%) no la indica. Los últimos son golosinas sin chocolate, los cuales están exentos de citar esta información (p<0,0001).

4. Información Alergénica: De todos los productos evaluados con alto nivel de elaboración pudimos observar que el 54% (192 productos) poseían en forma adecuada el etiquetado de la información alergénica. El 10,82% (38 productos) no cumplen con el contraste de color que permite una mejor visibilidad de aquella, como lo marca dicho código; por esto lo denominamos información incompleta. Sí se encuentra declarada a continuación del listado de ingredientes, por lo que es tomada para la evaluación siguiente de las frases de rotulación. Por último, el 34,75% (121 productos) no poseían ningún tipo de advertencia de contenido de alérgenos (Figura 4). La información alergénica, como se refirió anteriormente, debe declarase en contraste de colores que permita su visibilidad, y de la siguiente forma: “Contiene:...” seguido del nombre de la sustancia y/o “derivados de…” completando el espacio según corresponda de acuerdo al listado del Artículo 1º (Código Alimentario). De los productos correctamente rotulados, el 96,9% (223 productos) se expresa con la palabra “Contiene:...”. El 26,08% (60 productos) declara tener “Trazas…” y el 9,56% (22 productos) comparte la línea de producción con otros ingredientes que pueden ser alérgenos (Equipo compartido) (Figura 5).

 

Se observó cada grupo alimentario (n=230) para evaluar el porcentaje de información alergénica (Figura 6). Del grupo de Galletas, el 95,12% (39 productos de 41) refieren tener información alergénica; Mermeladas y Dulces, el 13,33% (2 productos de 15); Pastas secas, el 86,66% (13 productos de 15); Pastas frescas, el 66,66% (14 productos de 21); Congelados, el 48,65% (18 productos de 37); Pescados Congelados, el 34,48% (10 productos de 29); Aderezos, el 47,05% (8 productos de 17); Harina Premezcla, el 83,33% (10 productos de 12); Alimentos para Bebé 55,55% (5 productos de 9); Cereales, el 80,95% (17 productos de 21); Polvos Premezcla, el 93,75% (15 productos de 16) (Figura 7). Siguiendo el análisis de los alimentos se encontró que el grupo Sopas y Caldos informan sobre alérgenos un 21,43% (3 productos de 14); Salsa, el 10% (1 producto de 10); Prelistos, el 80% (4 productos de 5); Batidos y Polvos, el 50% (4 productos de 8); Golosinas con chocolate, el 100% (20 productos de 20); Golosinas sin Chocolate, el 83,33% (15 productos de 18); Snack, el 92,31% (12 productos de 13); Helados, el 100% (8 productos de 8); Jugos, el 42% (6 productos de 13); Panificación, el 62,5% (5 productos de 8).

Los Grandes 8, grupo de alimentos reconocidos mundialmente por ser alérgenos mayores y más frecuentes por las reacciones que producen, se expresan en el Cuadro 1.

 

Aditivos

De los productos analizados (n=351), 287 productos indican en su rótulo contener aditivos (Figura 8).

Los aditivos se los puede agrupar, según la función que cumplan, en:

 

1. Antioxidantes (Figura 9). Los antioxidantes declarados en los 351 productos son: butilhidroxitolueno (BHT) 4,27%, butilhidroxianisol (BHA) 4,56%, sulfitos 3,70%, tocoferoles 1,14%, eritorbato 1,42%, Ác. ascórbico 2,85%, ascorbato 1,71%, y se identificaron con su INS el 2,27% (8 productos).

2. Leudantes Químicos (Figura 10). De los Leudantes Químicos, el bicarbonato de Na+ se repite el 9, 12% (32 productos), el Bicarbonato de Amonio 4,84% (17 productos), solo el INS 8,26% (29 productos). Otros leudantes químicos mencionan en una sola oportunidad cada uno Fosfato Al y Na, Bicarbonato K.

3. Aditivos Generales (Figura 11). El Sorbato tiene el 52% (46 productos), Benzoato el 2,85% (10 productos), Bicarbonato de Ca++ el 3,42% y el Propionato de Ca++ junto con el EDTA Ca++ 3,13%. De INS se encontraron 65 productos el 18,52%. Otros aditivos generales nombrados en una oportunidad cada una son: Cantaxantina, Dióxido de Silicio, Fosfato Ca++, Silicato de Ca++.

4. Emulsionantes (Figura 12). La Lecitina es lo más rotulado 18, 51% (de 351 productos), el 23,07% (15 productos) indican ser de Soja, el resto no indica su origen. Lo sigue el INS 13,10% (46 productos).

5. Estabilizante (Figura 13). Fosfato de Na+, Lactato de Ca++, Trifosfato son los estabilizantes enunciados junto con Citrato de Ca++, Goma Arábiga. Otros rotulados en los alimentos analizados son: Monofosfato Na+, Tripolifosfato Na+, Metafosfato Na+, Hidroxipropilmetilcelulosa, Pirofosfato, Fosfato dicálcico, Fosfato disódico. Siendo en este grupo lo más utilizado el INS 1,42%.

6. Espesantes (Figura 14). Goma Xantina se encuentra en un 6,55% (23 productos) siendo este espesante el más enunciado, pero el INS en un 12,82% (45 productos). Otros espesantes Almidón, Carbonato K+

7. Regulador de Acidez (Figura 15). Cítrico es el más frecuente en un 15,67% (55) del total de productos analizados. La referencia de solo INS es del 8,55% (30) en este grupo de aditivos. Se hace mención a otros acidulantes como: Bicarbonato de Amonio, Carbonato Na+, Citrato Na+, Ác. Fumárico, Ácido Málico.

8. Resaltador de sabor (Figura 16). Monoglutamato de Sodio es el resaltador de sabor enunciado en los productos analizados en un 10,82% y solo su INS 1,99% del total de productos analizados.

9. Colorantes (Figura 17). Los colorantes de uso más frecuente son Caramelo 7,98% (28 productos), Cúrcuma 4,84%, Betacaroteno 4, 27%. Fue utilizado en la rotulación solo INS en un 6,84% (24 productos). Tartrazina se lo encuentra en un 2,78%. Se enuncia también como INS 102, amarillo 5 o como yellow 4.

 

A continuación se analizan productos alimentarios que en sus rótulos indican el contenido de Gluten o Sin TACC (Figura 18), así como productos alimentarios que refieren tener Lactosa (Figura 19).

 

Discusión

 

Las alergias alimentarias son un problema creciente. Actualmente, evitar los alérgenos es el único tratamiento efectivo. Esto requiere una cuidadosa elaboración de los alimentos así como una lectura pormenorizada de los rótulos de los productos.

Se realizó el presente estudio para examinar el uso de etiquetas de asesoramiento y caracterizar ambigüedades adicionales actuales de etiquetado.

La Comunidad Europea etiqueta 13 alimentos más enfermedad celíaca, dióxido de azufre y sulfitos. Esta información será aplicada a partir del 13 de diciembre de 2014. También impuso la obligación a la industria alimenticia de reducir, manejar, controlar y comunicar la presencia de alérgenos17.

La lista de la Unión Europea es actualmente la más completa, seguida por Suiza, Argentina, Ucrania, otros como Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. En Japón primero se rotularon cinco alimentos: leche, huevo, maní, trigo y alforfón, luego se introdujeron 19 alimentos más: abulón calamar, salmón, camarón, gamba, naranja, cangrejo, kiwi, carne, fruto seco, caballa, soja, pollo, carne de cerdo, setas, Matsutake (hongo micorriza) melocotones (durazno), ñame, manzanas, gelatinas. Estados Unidos promulgó en el 2005 un decreto en el que se exigía la declaración de 8 alimentos: leche, huevo, maní, nueces, pescados, mariscos, soja y trigo16.

El Código Alimentario Argentino dependiente del A.N.M.A.T. expresa una buena rotulación de alimentos alergénicos. Pero los Grandes 8 alimentos no se encuentran en todos los productos analizados.

Además, nuestro estudio ha demostrado que 163/514 productos estudiados no dan referencia a su composición, la presencia de aditivos y los productos potencialmente alergénicos. Por otra parte, frases de precaución como: trazas, puede tener o equipo compartido, en línea de producción puede provocar en el consumidor una incertidumbre sobre la real posibilidad de poseer alérgenos, pudiendo llevar a la pérdida de confianza sobre esta valiosa herramienta de prevención de alérgenos. No obstante, la ausencia de información alergénica no implica automáticamente la ausencia de alérgenos.

Podemos observar que el grupo de Golosinas con Chocolate es el que cumple 100% con una correcta rotulación sobre alérgenos y aditivos refiere no llevar colorante ni datos INS solamente. Valores similares se encontraron en estudios de Estados Unidos18. Otro grupo que cumple el 100% de información alergénica es el grupo de los helados, solo que el 50% no resalta su color y resulta poco visible apreciar el resto de aditivos. El de Galletas como el de Polvos premezclas y snack son otros que otorga buena información alergénica. Este último junto con alimentos para Bebé y pescados congelados son los que menos información sobre aditivos expresan, y lo expresado es en INS solamente.

El grupo de Galletas, así como el de Polvos premezclas y snack presentan buena información alergénica, lo cual es de destacar.

El grupo de alimentos para Bebé y pescados congelados son los que menos información presentan sobre aditivos en forma directa, por su nombre; en casi todos los casos ponen INS, esto genera en las personas que lo examinan un problema de interpretación, ya que los mismos tendrían que tener el nombre del aditivo y no una sigla.

Los que menos información alergénica aportan son el grupo de las salsas, dulces y mermeladas, sopas y caldos, pescados congelados, jugos y aderezos.

Los alérgenos más informados son Trigo y Leche. Coincidente esto con la reglamentación aparte sobre enfermedad celíaca y sobre Lactosa. En referencia a esto queda en evidencia que tampoco se cumple 100% sobre la rotulación de estos alimentos.

Se observó que en el etiquetado principal se hacía referencia de que no poseía conservantes y los declara después en el listado de ingredientes en forma de INS, esto es una forma de burlar la interpretación correcta de los alérgenos y o aditivos capaces de desencadenar una reacción alérgica o pseudo alérgica.

La ambigüedad que se utiliza para denominar a los ingredientes no deja de resultar engorroso al consumidor a la hora de leer un rótulo. Emulsionantes como la Lecitina en porcentajes bajos refiere ser de soja, el resto no indica su origen. No todos los consumidores entienden que la Lecitina es derivada de Soja. Al no ser explícito esto puede hacer creer que no lo contiene. Como tampoco lo hace la gelatina de orígenes diversos, tales como cerdo, vaca, aves o pescado, por ello es la importancia de informar su fuente, ya que alérgicos a carne de vaca como ocurre en Argentina, Uruguay, Australia, Nueva Zelanda y Reino Unido pueden ser afectados como alergia alimentaria prevalente a estas proteínas23. Nuestro código no contempla las nombradas Carnes.

Esta ambigüedad se repite en los aditivos, como en los colorantes por ejemplo, la Tartrazina que tiene INS 102, o se lo puede encontrar como Amarillo 5 o como Yellow 4 o E 102 22,24. Esto es muy engorroso a la hora de hacer una lectura rápida de los ingredientes.

El uso de INS asociado a su nombre resulta confuso a la hora de la comprensión del aditivo, más aún si está solo su INS. Como se pudo comprobar en este estudio de 62 productos se desprenden 315 aditivos en formato INS, lo cual nos resultan valores elevados, sumando complejidad al consumidor, más si este posee algún tipo de alergia cuyo tratamiento es la evitación del alimento alergénico.

El uso de frases como “Traza…”, “puede contener…”, “equipo compartido”, etc., lleva a los consumidores a generar una desconfianza sobre el rotulado innecesario por parte de las empresas que lo único que hacen al expresarlas es cubrirse legalmente y cumplimentar con leyes de exportación. Esto representa para los pacientes alérgicos una restricción de consumo sin objetivos claros.

 

Conclusión

 

Nuestro Código Alimentario es muy amplio. Necesitamos que fabricantes lo apliquen y entes reguladores lo hagan cumplir, ya que una buena rotulación es la única herramienta con la que cuentan los pacientes con Alergia Alimentaria para prevenir reacciones potencialmente serias.

Los médicos tenemos la tarea de educar al paciente para que haga una correcta lectura e interpretación de los mismos.

 

 

Anexo 1: CÓDIGO ALIMENTARIO ARGENTINO

 

Ley 18284

Declárase vigente en todo el territorio de la República, con la denominación de Código Alimentario Argentino…

 

Capítulo V

Artículos: 220 al 246 - Normas para la Rotulación y Publicidad de los Alimentos. - Actualizado al 6/2013

[…]

5- INFORMACIÓN OBLIGATORIA

A menos que se indique otra cosa en el presente Reglamento Técnico o en un reglamento específico, la rotulación de alimentos envasados deberá presentar obligatoriamente la siguiente información:

 

Denominación de venta del alimento

Lista de ingredientes

Contenidos netos

Identificación del origen- Nombre o razón social y dirección del importador, para alimentos importados.

Identificación del lote

Fecha de duración

Preparación e instrucciones de uso del alimento, cuando corresponda.

 

6 - PRESENTACIÓN DE LA INFORMACIÓN OBLIGATORIA […]

6.2 - Lista de ingredientes […]

6.2.2.

[…]

c) cuando un ingrediente compuesto para el que se ha establecido un nombre en una norma del CODEX ALIMENTARIUS FAO/OMS o del MERCOSUR, constituya menos del 25% del alimento, no será necesario declarar sus ingredientes, salvo los aditivos alimentarios que desempeñen una función tecnológica en el producto acabado…

6.2.3. Declaración de aditivos alimentarios en la lista de ingredientes. Los aditivos alimentarios deberán declararse formando parte de la lista de ingredientes. Esta declaración constará de:

a) la función principal o fundamental del aditivo en el alimento, y

b) su nombre completo, o su número INS (Sistema Internacional de Numeración, CODEX ALIMENTARIOS FAO/OMS), o ambos.

Cuando entre los aditivos alimentarios haya más de uno con la misma función, podrán mencionarse uno a continuación de otro, agrupándolos por función.

1 - Los alérgenos y sustancias capaces de producir reacciones adversas en individuos susceptibles indicados en el presente deberán ser declarados a continuación de la lista de ingredientes del rótulo siempre que ellos o derivados de ellos estén presentes en los productos alimenticios envasados, ya sean añadidos como ingredientes o como parte de otros ingredientes:

1.1 - Cereales que contienen gluten, trigo, centeno, cebada, avena y sus variedades híbridas y productos de éstos (excepto: a- jarabes de glucosa derivados de trigo, o cebada, incluida la dextrosa; b- maltodextrinas derivadas de trigo o cebada; c- cereales utilizados para hacer destilados o alcohol etílico de origen agrícola para bebidas alcohólicas);

1.2 - Crustáceos y productos derivados;

1.3 - Huevos y productos de los huevos;

1.4 - Pescado y productos de la pesca (excepto: a- gelatina de pescado utilizada como soporte de vitaminas o preparados de carotenoides; b- gelatina de pescado o ictiocola utilizada como clarificante en la cerveza y el vino);

1.5 - Maní, y productos derivados;

1.6 - Soja, y productos derivados (excepto: a- aceite y grasa de semilla de soja totalmente refinados; b- tocoferoles naturales mezclados (INS 306), d-alfa tocoferol natural, acetato de d-alfa tocoferol natural y succinato de d-alfa tocoferol natural derivados de la soja; c- fitosteroles y ésteres de fitosterol derivados de aceites vegetales de soja; d- ésteres de fitostanol derivados de fitosteroles de aceite de semilla de soja);

1.7 - Leche y productos lácteos (incluida lactosa), (excepto: a- lactosuero utilizado para hacer destilados o alcohol etílico de origen agrícola para bebidas alcohólicas; b- lactitol);

1.8 - Frutas secas (almendras, avellanas, castañas, nueces, piñones, pistachos; y productos derivados, (excepto: las frutas secas utilizadas para hacer destilados o alcohol etílico de origen agrícola para bebidas alcohólicas);

1.9 - Dióxido de azufre y sulfitos;

1.10 - Tartrazina.

2 - La información se presentará en contraste de colores que permita su visibilidad y de la siguiente forma: “Contiene:...” seguido del nombre de la sustancia y/o “derivados de…” completando el espacio según corresponda de acuerdo al listado del Artículo 1º.

3 - No se admite ninguna frase de advertencia que exprese o sugiera el posible o probable contenido de un alérgeno.

 

Capítulo XVIII

 

Artículos: 1391 al 1406 - Aditivos Alimentarios - Actualizado al 1/2014

 

7 - Aditivo alimentario- Es cualquier ingrediente agregado a los alimentos intencionalmente, sin el propósito de nutrir, con el objeto de modificar las características físicas, químicas, biológicas o sensoriales, durante la manufactura, procesado, preparación, tratamiento, envasado, acondicionado, almacenado, transporte o manipulación de un alimento; ello tendrá, o puede esperarse razonablemente que tenga (directa o indirectamente), como resultado, que el propio aditivo o sus productos se conviertan en un componente de dicho alimento. Este término no incluye a los contaminantes o a las sustancias nutritivas que se incorporan a un alimento para mantener o mejorar sus propiedades nutricionales

 

 

Artículo 1396 - (Res 1320, 20.07.88)

En la rotulación de todo producto alimenticio adicionado de aditivos de uso permitido deberá hacerse constar su presencia, salvo excepción expresa, mediante expresiones que identifiquen la clase o tipo de aditivos agregados, por ejemplo: Antioxidante permitido, Emulsionante permitido, Conservador permitido, Colorante permitido, etc, sin que ello impida, si así se lo desea, la mención de cada aditivo en particular.

Las expresiones citadas referentes a la clase o tipo de aditivos agregados implica la responsabilidad de haber utilizado únicamente los permitidos por el presente Código, en los casos autorizados y dentro de los límites y grados de pureza establecidos.

Los alimentos que contengan los aditivos tartrazina, ácido benzoico (ó sus sales de calcio, potasio o sodio) y dioico de azufre (ó sus derivados) deberán declarar su presencia en el rotulado por sus nombres específicos (tartrazina, ácido benzoico, dióxido de azufre), con caracteres de buen tamaño, realce y visibilidad.

 

 

Anexo 2: Lista de INS del trabajo:

Sorbato

INS 202

Benzoato

INS 211

Propionato Na+

INS 281

Cantaxantina

INS 161

Silicato Ca++

INS 552

Lecitina

INS 322

Monoglicéridos

INS 471

Polifosfato Na+

INS 425 i

Sorbitol

INS 420

Carboximetil celulosa

INS 466

Polirricinoleato de poliglicerol

INS 476

Tripolifosfato Na+

INS 451 i

Metafosfato K+

INS 452 ii

Pirofosfato Na+

INS 450 i

Goma arábiga

INS 414

Goma xantina

INS 415

Goma guar

INS 412

Bicarbonato Na+

INS 500 ii

Carbonato Ca++

INS 500 i

Glucanodelta lactona

INS 270

Ácido cítrico

INS 330

Lactato Na+

INS 325

Citrato Na+

INS 331 ii

Ácido láctico

INS 270

Ácido fumárico

INS 297

BHT (butilhidroxitolueno)

INS 321

Sulfito

INS 223

Eritorbato Na+

INS 316

Ascorbato Na+

INS 300

TBHQ (ter-butil hidroxiquinona)

INS 319

Bicarbonato amonio

INS 503 ii

Fosfato monocálcico

INS 341 i

Monoglutamato monosódico

INS 621

Caramelo

INS 150 a

Caramelo

INS 150 c

Caramelo

INS 150 d

Cúrcuma

INS 100 i

Curcumina

INS 100

Carmín

INS 120

Betacaroteno

INS 160 a

Rojo allura

INS 129

Rojo 40

INS 129

Rojo Ponceau

INS 124

Amarillo ocaso, sunset

INS 110

Azul brillante

INS 133

Cúrcuma-curcumina

INS 100 ii

Azorrubina

INS 122

Amaranto

INS 123

Annatto

INS 160 b

Dióxido de titanio

INS 171

Propionato Ca++

INS 282

Tocoferoles concentrados

INS 306

Tocoferoles alfatocoferoles

INS 307

Trifosfato Ca++

INS 341 iii

Alginato Na+

INS 401

Agar

INS 406

Carragenina

INS 407

Goma garrofín

INS 410

Goma tara

INS 417

Trifosfato Na+

INS 451

Trifosfato K+

INS 451 ii

Tetrapolifosfato

INS 452

Sales ác. grasos

INS 470

Mono-diglicéridos C/acético

INS 472 a

Mono-diglicéridos C/ác. láctico

INS 472 b

Ésteres ác. grasos/poliglicerol

INS 475

Ésteres ác. grasos/propilenglicol

INS 477

Na+ dioctil sulfosuccinato

INS 480

Na+ estearoil lactilato

INS 481 i

Ca++ estearoil 2-lactilato

INS 482

Sorbitan triestearato

INS 492

Carbonato Ca++

INS 500

Fosfato ácido de Na+ y Al

INS 541 i

Dióxido de silicio

INS 551

Glucono deltalactona

INS 575

Diglutamato de Ca++

INS 623

Na+ 5’guanilato

INS 627

Na+ 5’inosinato

INS 631

L-cisteína

INS 920

Azodicarbonamida

INS 927 a

Acesulfamo K

INS 950

Aspartamo

INS 951

Sacarina

INS 954

Sucralosa

INS 955

Amilasas

INS 1100

Propilenglicol

INS 1520

  1. Ho MH, Wong WH, Chang C. Clinical spectrum of food allergies: a comprehensive review. Clinic Rev Allerg Immunol 2014;46:225-40.

  2. Sampson HA. Food allergy. 1. Immunopathogenesis and clinical disorders. J Allergy Clin Immunol 1999;103:717-28.

  3. Chafen JJ, Newberry SJ, Riedl MA, Bravata DM, Maglione M, Suttorp MJ, et al. Diagnosing and managing common food allergies: a systematic review. JAMA 2010;303:1848-56.

  4. Lucas JS, Lewis SA, Hourihane JO. Kiwi fruit allergy: a review. Pediatr Allergy Immunol 2003;14:420-8.

  5. Hill DJ, Hosking CS, Heine RG. Clinical spectrum of food allergy in children in Australia and South-East Asia: identification and targets for treatment. Ann Med 1999;31:272-81.

  6. Visness CM, London SJ, Daniels JL, Kaufman JS, Yeatts KB, Siega-Riz AM, et al. Association of obesity with IgE levels and allergy symptoms in children and adolescents: results from the National Health and Nutrition Examination Survey 2005-2006. J Allergy Clin Immunol 2009;123:1163-9.

  7. Lack G. Update on risk factors for food allergy. J Allergy Clin Immunol 2012;129:1187-97.

  8. Liu AH, Jaramillo R, Sicherer SH, Wood RA, Bock SA, Burks AW, et al. National prevalence and risk factors for food allergy and relationship to asthma: results from the National Health and Nutrition Examination Survey 2005-2006. J Allergy Clin Immunol 2010;126:798-806.

  9. Grimshaw KE, Maskell J, Oliver EM, Morris RC, Foote KD, Mills EN, et al. Introduction of complementary foods and the relationship to food allergy. Pediatrics 2013;132(6):e1529-38.

  10. Sicherer SH, Sampson HA. Food allergy: recent advances in pathophysiology and treatment. Annu Rev Med 2009; 60:261-77.

  11. Sampson HA, Broadbent KR, Bernhisel-Broadbent J. Spontaneous release of histamine from basophils and histamine-releasing factor in patients with atopic dermatitis and food hypersensitivity. N Engl J Med 1989;321:228-32.

  12. Katzka DA. Eosinophilic esophagitis: it’s all in the family. Gastrointest Endosc 2007;65:335-6.

  13. Sampson HA, Sicherer SH, Birnbaum AH AGA technical review on the evaluation of food allergy in gastrointestinal disorders. Gastroenterology 2001;120:1026-40.

  14. De Silva D, Geromi M, Halken S, Host A, Panesar SS, Muraro A, et al., on behalf of the EAACI Food Allergy and Anaphylaxis Guidelines Group. Primary prevention of food allergy in children and adults: systematic review. 2014; 69:581–589.

  15. Gultekin F, Doguc DK. Allergic and Immunologic Reactions to Food Additives. Clinic Rev Allerg Immunol 2013:45:6-29.

  16. Cianferoni A, Spergel JM. Food Allergy: Review, Classification and Diagnosis. Allergology International 2009;58:457-66.

  17. Anandan C, Sheikh A. European developments in labelling allergenic foods. BMJ 2005 Nov 19;331(7526):1155-6.

  18. Pieretti M, Chung D, Pacenza R, Slotkin T, BS, Sicherer SH. Audit of manufactured products: Use of allergen advisory labels and identification of labeling ambiguities. J Allergy Clin Immunol 2009;124:337-41.

  19. Zeitz HJ. Pharmacologic properties of foods. In: Food Allergy Adverse Reactions to Foods and Food Additives. Dean Metcalfe, Hugh Sampson, Ronald A Simon. Blackwell Scientifics Publication. Oxford, 1992. pp 311.

  20. Código Alimentario Argentino http://www.anmat.gov.ar/alimentos/normativas_alimentos_caa.asp

  21. Igoe RS, Hui YH. Dictionary of Food Ingredients 14° edition. An Aspen Publication. Maryland 2001.

  22. Códex alimentarius. International Food Standards. http://www.codexalimentarius.org/. World Health Organization.

  23. Calderon TE, Ferrero M, Marino GM, Cordoba A, Beltramo D, Muino JC, et al. Meat-specific IgG and IgA antibodies coexist with IgE antibodies in sera from allergic patients: clinical association and modulation by exclusion diet. J Biol Regul Homeost Agents. 2010 Jul-Sep;24(3):261-71.

  24. http://www.aditivos-alimentarios.com/2014/01/

  25. Bush RK, Taylor SL. Reactions to Food and Drug Additives. In: Middleton’s to Allergy Principles and Practice. Adkinson NF, Bochner BS, Burks AW, Busse WW, Holgate ST, Lemanske RF, O’Hehir RE. Philadelphia: Elsevier Saunders; 2014:1340-56.

Autores

Vanesa Pussetto
Servicio de Inmunología. Hospital Córdoba.
Dora Felipoff
Alergia e Inmunología. Hospital Córdoba.
Juan Carlos Muiño
Director del centro formador, Ex Director Académico.

Autor correspondencia


.

Correo electrónico:

Para descargar el PDF del artículo
Alergia alimentaria: importancia de la rotulación correcta en la prevención

Haga click aquí


Para descargar el PDF de la revista completa
Archivos de Alergia e Inmunología Clínica , Volumen Año 2016 Num 4

Haga click aquí

 

Esta revista es una publicación de

Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica

Ir al sitio de la Sociedad

Este articulo pertenece a la revista

Archivos de Alergia e Inmunología Clínica

Ir al sitio de la revista

Archivos de Alergia e Inmunología Clínica
Número 4 | Volumen 47 | Año 2016

Titulo
Alergia alimentaria: importancia de la rotulación correcta en la prevención

Autores
Vanesa Pussetto, Dora Felipoff, Juan Carlos Muiño

Publicación
Archivos de Alergia e Inmunología Clínica

Editor
Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica

Fecha de publicación
2017-12-01

Registro de propiedad intelectual
© Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica

Reciba la revista gratis en su correo


Suscribase gratis a nuestra revista y recibala en su correo antes de su publicacion impresa.


Asociaciones que publican con nosotros:

Meducatium repositorio de informacion cientifica
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@meducatium.com.ar | www.meducatium.com.ar

© Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.

La plataforma Meducatium es un proyecto editorial de Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@publat.com.ar | www.publat.com.ar

Meducatium versión repositorio 1.0.1.0.9 beta